La Vacante en el Tribunal Supremo de los EE.UU., ¿Una Oportunidad Fortuita?

0

Por: Marina Adán Marcos

El fallecimiento el pasado 13 de febrero del Juez del Tribunal Supremo americano, Antonin Scalia ha cuestionado el dicho “A rey muerto, rey puesto”. Y es que, el panorama convulso de la carrera presidencial ha obstaculizado la elección del nuevo miembro de la máxima instancia jurídica del país. Su muerte en circunstancias sospechosas, que deja la Corte en una situación de empate técnico entre conservadores y liberales, ha sido calificada por algunos, como el ex jefe de campaña de Barack Obama, David Axelrod, de “terremoto” político.

senadin

Miembros del Tribunal Supremo de EE.UU. antes de la muerte de Scalia. / Fuente: bbc.co.uk

La conocida coloquialmente como SCOTUS (Supreme Court of the United States) es la cabeza del poder judicial, siendo esta cámara la intérprete en última instancia de la Constitución. Compuesto por un Presidente y 8 jueces asociados con cargos vitalicios, este organismo otorga la elección de los miembros, por estatuto, al Presidente de los Estados Unidos, que ha de contar con la aprobación del Senado.

Como consecuencia de este modus operandi de la elección de los miembros, queda en evidencia la escisión del Tribunal entre magistrados de tendencia conservadora y liberal, que al votar atendiendo a su ideología en lugar de siguiendo la práctica jurídica, desvirtúan el valor de la cámara como garante de la división de poderes.

El fallecimiento del juez Scalia, que ofrecía a Obama la posibilidad de nombrar a un nuevo miembro demócrata, se ha visto interrumpida por el período de campaña electoral. El presidente estadounidense compareció anunciando que cumpliría con su responsabilidad constitucional de nominar un sucesor en el tiempo previsto, pero la competencia por su sucesión ha postergado progresivamente la nominación. Y es que los candidatos a la Casa Blanca no tardaron en pronunciarse: los demócratas Bernie Sanders y Hillary Clinton, apoyando la nominación por el actual presidente, y otros, como los por entonces candidatos a la representación republicana, Marco Rubio y Ted Cruz, afirmando la necesidad de que fuera el futuro Presidente electo el encargado de nominar al candidato, con esperanzas de ser ellos los elegidos. Esto significaría aplazar la elección a enero de 2017, dejando la posición vacante durante casi un año, lo que podría traducirse en un empate a cuatro en la mayor parte de casos a tratar, no habiendo ninguna postura mayoritaria en una Corte cuya opinión dejaría de tener peso legal.

El juez del Tribunal Supremo, Antonin Scalia. / Fuente: Periódico La Vanguardia

Conocido como Nino, el juez Scalia era el miembro más veterano del Tribunal con sus 29 años de experiencia. Fue propuesto para el Supremo en 1986 por el presidente Ronald Reagan, y había trabajado en los gobiernos de los presidentes republicanos Richard Nixon y Gerald Ford.
Conocido por su ideología conservadora, era un juez “originalista”, corriente que apoya la preeminencia constitucional sobre el precedente, base sobre la que se erige la tradición legal anglosajona, conocida como Common Law. Su voto, que garantizaba una mayoría conservadora en el Tribunal, fue clave en el caso District of Columbia v. Heller en el cual el magistrado apoyó la constitucionalidad de la tenencia de armas bajo la Segunda Enmienda o incluso para frenar las iniciativas presidenciales en materia de cambio climático e inmigración. No fue suficiente, sin embargo, en el caso Obergefell v. Hodges, en el cual, gracias al voto a favor del juez conservador (aunque fluctuante) Kennedy, la prohibición a nivel estatal del matrimonio homosexual fue declarada inconstitucional.

El cadáver del magistrado de 79 años, fue encontrado en su habitación de un hotel en El Paso (Texas), a donde había ido a cazar codornices. Según fuentes del grupo de cazadores, el magistrado se habría retirado temprano alegando sentirse mal. El juez Scalia contaba con un historial médico de alta tensión arterial y problemas de corazón, debido a lo que su muerte se consideró debida a causas naturales.

Esta conclusión se ha visto rodeada de acusaciones conspiratorias, que dudaban de la veracidad de esta información. Y es que, tras un proceso dificultoso para encontrar un juez de paz que pudiera certificar el fallecimiento, fue la jueza del condado de Presidio, Cinderela Guevara, quien, sin ver el cadáver, realizó el trámite por teléfono. La jueza Guevara negó la presencia de “indicios de juego sucio”, razón por la cual, su familia y el médico personal del funcionario, concluyeron que murió mientras dormía y decidieron no realizarle la autopsia, razonando que esta entorpecería el entierro. Otros, sin embargo, consideran una versión mucho distinta, como John Pindexter, conocido de Scalia y dueño del rancho Cibolo Creek en el que este se alojaba. Esto se debe a que el cuerpo del magistrado fue encontrado sobre la cama, la ropa de cama sin arrugar, y con una almohada sobre la cabeza. El locutor de radio Alex Jones, conocido por su habitual referencia a teorías conspiratorias y hostil a la presidencia de Obama, compartió en las redes sociales un vídeo que consideraba la muerte de Scalia un asesinato. Incluso el candidato a la Casa Blanca por el partido republicano, Donald Trump, calificó las circunstancias de la muerte del juez de “inusuales”.

Las causas de la muerte del juez Scalia siguen sin estar claras, y parece que las teorías conspiratorias que la tachan de asesinato no han tenido mucho eco en la sociedad estadounidense. No obstante, si algo está claro, es que, si el presidente Obama consiguiera designar un sucesor antes de las elecciones del 8 de noviembre, esto inclinaría la balanza ideológica de la Corte a favor de los demócratas. Crucial también es, el hecho de que 3 de los 8 magistrados ya son mayores de 70 años, lo que indica que la batalla por la mayoría ideológica en la cabeza del poder legislativo reaparecerá en un futuro cercano.

Marina Adán Marcos (Madrid, 1996) es estudiante de segundo año de Relaciones Internacionales en inglés en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Amante de la política y la diplomacia, ha sido galardonada en numerosas simulaciones de las Naciones Unidas. Da en El Internacionalista sus primeros pasos en el ámbito periodístico.

Imagen tomada de www.contrapauta.com.br

  • User Ratings (0 Votes) 0
    Your Rating:
Summary
Awesome

Leave A Reply