La influencia religiosa en Europa

0

Por: Ana Belén Perales

La religión forma parte de la propia cultura de las naciones y ha influido a lo largo de los años en la forma de pensar, en las costumbres de los ciudadanos y sobre todo en el ámbito institucional. Hoy en día, aumenta la laicidad y surgen corrientes que buscan eliminar la relación del gobierno estatal con cualquier tipo de religión, mayoritaria o no.

En la Unión Europea, existen países que están más en contacto con la religión que otros. Pese a esto, se reconoce la libertad religiosa, ideológica y de culto, como derecho fundamental que es. Así pues, en la declaración del Tratado de Amsterdam quedó reconocido el respeto a las distintas Iglesias, asociaciones o comunidades religiosas de los Estados miembros. De este modo, también se corrobora en el Tratado de Lisboa, concretamente en el artículo 16 donde se consolida que “la UE respetará y no prejuzgara el estatuto reconocido en los Estados miembros, en virtud del Derecho interno, a las iglesias y las asociaciones o comunidades religiosas…a las organizaciones filosóficas y no confesionales…Reconociendo su identidad y su aportación específica, la UE mantendrá un diálogo abierto, transparente y regular con dichas iglesias y organizaciones”.

Durante la elaboración del Tratado de Lisboa, hubo un intento por parte de varios países de incluir una afirmación en el mismo sobre las raíces cristianas de Europa, aunque finalmente no se introdujo debido a la oposición de varios Estados como Francia, Reino Unido y Finlandia.

A continuación expondremos los diferentes modelos de relación con la religión en los principales países de la Unión Europea.

En primer lugar, debemos hablar de modelos de Iglesia de Estado que consisten en que el Estado considera una Iglesia como propia, asociada directamente con el mismo. Este es el caso de países como Reino Unido y  Dinamarca. En concreto, este último incluye en su Constitución la necesidad del monarca de pertenecer a la Iglesia evangélico luterana además de nombrarla como Iglesia nacional. Pese a estas características, los modelos de Iglesia de Estado reconocen la pluralidad religiosa en el sentido en que se afirma el derecho a la libertar religiosa. En el caso de Reino Unido, existen dos vertientes distintas. En primer lugar, los estados de Escocia, Irlanda del Norte y Gales, donde no existe Iglesia oficial, y por otro lado, Inglaterra donde se reconoce la Iglesia anglicana como oficial.

Por otro lado, existen modelos de Estado confesionales como Malta. En este caso, el Estado está adherido a una religión específica, la religión oficial. Ciertos rasgos son, que aunque la enseñanza coge algunos matices laicos, la religión católica sigue siendo obligatoria y las autoridades religiosas tienen poder para explicar qué es lícito y qué no.

Por último, encontramos los modelos laicos aunque dentro del mismo se encuentran distintos subtipos. En primer lugar, los Estados laicos donde encontramos el principal exponente en Francia, siendo un Estado caracterizado por la total separación Iglesia-Estado. Además, encontramos modelos de laicidad más amplios debido a su pasado confesional y en el que esa Iglesia goza de privilegios y acuerdos como es el caso de Italia, y modelos tendentes a la pluriconfesionalidad como Alemania.

Por otro lado, otro de los temas importantes en la actualidad con respecto a la educación es la presencia de la religión en las aulas. Existen opciones diferentes según el país que analicemos, en la mayoría de los casos se ofrece como asignatura la religión mayoritaria del país como parte del currículo escolar obligatorio o como opcional, con efectos académicos o sin que cuente para la nota media del curso.

Uno de los casos más curiosos es el del país nórdico, Finlandia. Este país que destaca por su gran nivel educativo y su envidiado sistema incluye como obligatoria la asignatura de Religión, en concreto, la religión luterana u ortodoxa. Esto se fundamenta en que los finlandeses consideran que es necesario para comprender el papel de la religión en su cultura, costumbres y valores. Además, a partir del curso de 1º de la ESO, se enseñan otro tipo de religiones para comprender el mundo y las diferentes religiones que existen. Además, la asignatura de Religión es obligatoria en otros países europeos como Austria, Irlanda o Dinamarca. Este es el caso de también de Reino Unido donde la “Religious Education” forma parte del currículo obligatoria hasta los 18 años en los centros públicos.

Por otro lado, en Francia, el país laico por excelencia de Europa, se volvió a retomar la idea de volver a introducir la religión en el sistema escolar tras doscientos veinticuatro años sin ella. Así, en 2006 se reintrodujo en la enseñanza pública la docencia de una cierta base de conocimientos históricos y también religiosa pero en un sentido amplio, incluyendo así otras religiones a parte de la católica.

Añadido a esto, existen países en los que la Religión se oferta como opcional con efectos académicos, como es el caso de Alemania y España, o sin ellos, como Italia. Este último, en concreto, introduce la Religión como opción facultativa en los cursos superiores pero esto no está exento de polémica debido a que muchos intelectuales italianos consideran que la Biblia y la cultura católica forma parte inexorablemente del patrimonio histórico, artístico y cultural del país.

En conclusión, podemos decir que es cada país el que decide cómo quiere tratar a la religión también influenciados por la opinión y los valores de sus ciudadanos. Pese a esto, destaca el crecimiento de un movimiento de descreencia y laicidad, aun así, y fijándonos en el continente europeo, la religión cristiana sigue teniendo mucho poder y forma parte de nuestra historia y cultura. Otros de los problemas a los que se tiene que enfrentar Europa en la actualidad son el radicalismo religioso, vinculado a los sectores extremos del Islam y el auge del antisemitismo y la islamofobia, así, se debe fomentar la convivencia pacífica entre la diversidad de identidades religiosas que tienen presencia en los países de Europa.

Ana Belén Perales. Estudiante de segundo curso de la Universidad Rey Juan Carlos del doble grado en Periodismo y Ciencia Política y Gestión Pública. Interesada en la política y lo que pasa alrededor del mundo para intentar mejorFuente fotografía The Economy Journal.

Imagen tomada de www.huffingtonpost.com

 

 

  • User Ratings (0 Votes) 0
    Your Rating:
Summary
Awesome

Leave A Reply