¿Qué está pasando en el Ártico?

0

Por: Andrea Mochnáč Tejera

Greenpeace alerta: el Ártico está en peligro. En los últimos treinta años, se han perdido tres cuartas partes del hielo flotante de la superficie terrestre. Este deshielo halla su causa fundamental en el calentamiento global, que, a su vez, se debe a la desmesurada emisión de gases de efecto invernadero (GEI), que quedan concentrados en la atmósfera, favoreciendo el aumento de la temperatura terrestre.

Es cierto que desde que la Tierra tiene Historia, se han experimentado cambios climáticos que han conllevado la desaparición de determinadas especies de fauna y flora. Sin embargo, mientras que tradicionalmente el hombre ha sido testigo de estas alteraciones, hoy se ha convertido en el artífice de las mismas, y más en los últimos años, en los que el crecimiento gradual de las temperaturas se ha disparado de forma desorbitada. Evidencia de ello es que aproximadamente en las dos últimas décadas se han registrado las más elevadas de la historia, siendo 2015, según la NASA y la NOAA, el año más caluroso.

En 2012 el Centro de Datos de Nieve y Hielo de Estados Unidos (NSDIC, en inglés) detectó la mayor reducción del hielo ártico: la superficie de este era de 400 millones de kilómetros cuadrados que, en comparación con los meses de septiembre de las décadas de los ochenta y los noventa, suponía un 45% menos de área. Dejar la región a su suerte supondría la pérdida total de hielo en los meses de verano. Una región que, hemos de recordar, actúa de termostato de nuestro planeta (el hielo refleja gran cantidad de radiación solar, manteniendo así las temperaturas estables) y que está poblada por cuatro millones de personas y especies animales autóctonas en peligro de extinción, tales como osos polares, focas, zorros árticos… Carlos Duarte, oceanógrafo e investigador del Consejo superior de Investigaciones Científicas (CSIC) explicaba en 2011 para el periódico El Mundo que el cambio climático, además de conllevar la pérdida de hielo y, con ella, el aumento del nivel del mar y la alteración del régimen térmico del planeta, acarrea otras consecuencias. Por una parte, aumenta la descarga de agua dulce hacia el Atlántico, es decir, se produce la alteración de los sistemas de corrientes oceánicas y, con esta, los climas a escala regional. Por otra, el plancton del Ártico pierde su capacidad para actuar como sumidero de CO2 (es decir, deja de absorber carbono de la atmósfera y, por tanto, permanece más CO2 en el aire). Sin duda, permitir esta situación supone avanzar un paso más hacia la destrucción de nuestro planeta.

Pero como siempre ocurre, existen dos caras de una misma moneda y en este punto de la catástrofe entran en juego los intereses económicos de Estados y empresas multinacionales, que ya se están beneficiando del deshielo. Este posibilita la creación de nuevas rutas de navegación, la existencia de un espacio para desarrollar actividades militares, la explotación pesquera… y la extracción de recursos combustibles como el gas y el petróleo. Y es que el fondo del océano Ártico se encuentran cantidades nada despreciables de los mismos: El U.S. Geological Survey estima cifras que rondan un 13% de las reservas petrolíferas mundiales sin descubrir y un 30% de reservas gasíferas, intactas también. Así, los países limítrofes (Rusia, Estados Unidos, Canadá, Noruega y Dinamarca) negocian sus zonas económicas exclusivas para poder explotar la zona. Estos Estados reclaman sus derechos sobre los recursos que se hallan en el fondo marino y, debido a la desprotección y falta de regulación jurídica del Ártico, se generan inevitablemente conflictos internacionales.

Ante esta realidad, Greenpeace ha lanzado la campaña “Save the Arctic”, cuyo objetivo es recaudar firmas para que un 10% esta región (equivalente a la mitad de España) sea reconocida por las Naciones Unidas como santuario global, brindándole así un mayor amparo. A esta se han sumado numerosas celebridades del panorama internacional como Naomi Campbell, Hugh Grant, Chris Martin o Jessie Jay, entre muchos otros. También en España un alto número de reconocidos actores, músicos, escritores y periodistas han querido aportar su granito de arena compartiendo públicamente en “Voces por el Ártico” sus razones por las que hemos de actuar contra la situación.

Pero, “¿cómo se puede proteger realmente el Ártico?”, nos preguntamos. Es aquí donde entra en juego el Convenio de OSPAR, dependiente de la ONU, que nace con la finalidad de evitar que las consecuencias del deshielo se produzcan con mayor intensidad en el futuro. Su misión es proteger el medio marino del Atlántico Noreste, a través de la regulación de las actividades humanas desempeñadas en este. Es de obligado cumplimiento para quince Estados de las costas occidentales y para la Unión Europea.

Entre los días 20 y 24 de junio tendrá lugar una reunión de esta comisión en Puerto de la Cruz (Tenerife, Islas Canarias). En ella, la comisión OSPAR discutirá y decidirá si proteger aproximadamente un 8,3% del futuro santuario ártico.

Mientras tanto, una tripulación de Greenpeace acompañada de dos youtubers españolas, Yellow Mellow y María Cadepé, se embarcaba a principios de mes a bordo del rompehielos Arctic Sunrise, barco que ya ha sido empleado para denunciar numerosos casos tratados por Greenpeace, en una expedición a la zona en cuestión. A esta se unirá, posteriormente, el prestigioso pianista italiano Ludovico Einaudi, que tocará una pieza musical en un piano de cola en pleno Ártico.

Ya en 1991 se logró convertir la Antártida en Santuario. Veinticinco años después, la lucha continúa en el Polo Norte. ¿Lograrán las firmas recogidas y transportadas a bordo del Arctic Sunrise conseguir sus objetivos y garantizar así un porvenir mejor al planeta y a la humanidad?

Andrea Mochnáč Tejera (1997) cursa primero de Relaciones Internacionales en la Universidad Rey Juan Carlos. Aficionada al periodismo y amante de las letras, ha sido premio nacional 2015 del concurso Juvenes Translatores, organizado por la Comisión Europea, donde tradujo del checo al español.

  • User Ratings (0 Votes) 0
    Your Rating:
Summary
Awesome

Leave A Reply