El Auge de la Extrema Derecha Europea

0

Por: Maria Ramis

No solo es notable en Europa el aumento en cantidad de los partidos de extrema derecha sino también el número de ellos que han llegado a conseguir la gobernabilidad del país. Partidos que a pesar de sus diferencias ideológicas (neofascismo, euroescepticismo…) tienen en común sus mensajes patrióticos, la xenofobia, la lucha por el bloqueo a la inmigración, deportaciones, etc. Además de la defensa de la primacía de los nacionales frente a los extranjeros.

Estos acontecimientos se relacionan, entre otros aspectos, con la crisis económica que se inició en Europa en el año 2008. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en algunos de los países más afectados por la crisis como España, Irlanda y Portugal no se ha dado el caso del aumento de partidos de este tipo. Solo en Grecia (con Amanecer Dorado) y en Chipre es notable este hecho. En cambio, los conocidos como ‘países ricos’ si han podido notar el continuo crecimiento de los partidos de extrema derecha en sus territorios. Tal es el caso del Partido Popular de Dinamarca, el partido de la Libertad de Austria o el Frente Nacional Francés; que en 2014 fue la fuerza más votada con el 25,4% de los votos en las elecciones europeas (cuando 5 años atrás el sufragio de este partido se encontraba en el 6,3%). También es destacable el caso de Toni Brunner en Suiza (SVP) que ganó las elecciones en 2015 y que ha incrementado en 11 escaños su representación. Y otro país con un importante avance de la extrema derecha es Suecia, de hecho, en las elecciones legislativas de 2014 el Partido Demócrata Sueco duplicó sus resultados. Por tanto, es discutible el hecho de asociar la crisis económica al aumento en las urnas de la extrema derecha.

Con el incremento de los ataques terroristas y tras los atentados yihadistas de Madrid, Londres, París y este último en Bruselas se ha llevado a cabo, en gran parte de la población europea, un aumento del rechazo hacia la inmigración y al acogimiento de los refugiados. Es notable en países como Alemania el aumento de ataques xenófobos. De hecho, en la actualidad, se acentúa más el repudio a la inmigración que la discriminación racial o religiosa. Y se les considera a estos primeros los causantes de los problemas económicos nacionales. Todo ello ha propiciado el incremento de buenos resultados de estos partidos de extrema derecha que cuestionan el refugio a estos colectivos.

Y a pesar de las actuales discrepancias respecto al tema de los refugiados e inmigrantes en Europa, numerosos acontecimientos ratifican el rechazo a estos grupos. Un ejemplo de ello lo encontramos en Suiza. En 2014, en este país, se llevó a cabo un referéndum para limitar la entrada de inmigrantes. Una propuesta de los ecologistas Ecopop en la cual se encontraban medidas como la limitación de la inmigración al 0,2%. Éstos aseguraban que la entrada masiva de inmigrantes aumenta las degradaciones medioambientales. Sin embargo, esta propuesta finalmente fue rechazada por el 74% de la población suiza.

Hay que tener también en cuenta el euroescepticismo de muchos de estos partidos. Y es que el discurso de la extrema derecha no solo se centra en el repudio a los colectivos de inmigrantes y refugiados (a los que culpan de los problemas económicos y sociales), sino que se une a ello, el rechazo a la Unión Europea, a sus instituciones y aquello que representan. Esto se lleva a cabo, en su mayoría, en aquellos países que mayor cantidad de dinero aportan a Europa. Y es que además de criticar las medidas de la euro-cámara y los rescates que tienen que asumir, aseguran que no quieren ser dirigidos por la UE ya que podrían encontrarse en mejores condiciones económicas si estuvieran fuera de ésta. Por ello, destacan sobre todo en países como Dinamarca, Francia y Reino Unido.

Analizando el porcentaje de votos a los partidos de extrema derecha en las últimas elecciones europeas de 2014 podemos destacar los casos de Dinamarca (donde el Partido Popular consiguió el 26,6% de los votos y 4 escaños en la euro-cámara), HSP de Croacia (que consiguió el 41,39% de los votos) y UKIP en Reino Unido (29% de los votos y 44 escaños). De hecho, en Dinamarca, donde se han celebrado elecciones generales después de las europeas de 2014, el DF ha sido la fuerza más votada con un 21%; arrebatando así el liderazgo de la derecha a los liberales. Encontramos también porcentajes de votos significativos a partidos de ultraderecha en países como Italia, Grecia y Alemania.

Por tanto, con todo lo anterior es correcto afirmar el aumento, tanto en número como en votos, de partidos de extrema derecha en gran cantidad de países europeos, y en Europa en general. A pesar de que las causas de este auge son discutibles y no están determinadas; se descarta la relación con la crisis europea. Y, en muchos casos, triunfos como del Frente Nacional se relacionan con los ataques terroristas, con el reflejo del malestar de la población y la inseguridad que se vive. Todo ello, junto a la indignación con los partidos tradicionales que han estado gobernando hasta el momento y el creciente euroescepticismo entre la población.

Imagen tomada de www.dailystormer.com

  • User Ratings (0 Votes) 0
    Your Rating:
Summary
Awesome

Leave A Reply