“La Mezcla de Tinder y una Feria de Ganado”: El Mercado de Matrimonio de Shanghái

0

Por: Luis Mingo

[Este texto se lo dedico a mi mamá. Cuando le conté esta historia, su respuesta fue “¿Me pasas la dirección del mercado, por favor?”]

Mientras camino lentamente por el parque, una mujer de unos cincuenta años se acerca, y con un excelente acento en inglés me pregunta, “¿Buscas una hermosa mujer china? ¿De dónde eres? ¿Estados Unidos?” No oculta su decepción al saber que no soy estadounidense ni de Europa occidental. O que tampoco soy abogado o doctor.

Es una tarde fría y nublada de invierno en una de las zonas más céntricas de Shanghái, la ciudad más poblada y moderna de China. Durante los fines de semana y ante sol o lluvia, desde mediodía hasta las cinco de la tarde, cientos o hasta miles de personas se reúnen en el céntrico “People’s Park” con el objetivo de buscar una pareja para ellos, sus hijos, o sus nietos. Bienvenidos al mercado de matrimonio de Shanghái, descrito humorísticamente como una mezcla de Tinder y una feria de ganado. Aunque hay varios de estos mercados en China, éste es famoso por la gran cantidad de extranjeros que viven en la zona.

DSC05205

Durante este sábado, la esquina noreste del parque está tapizada por hojas plastificadas pegadas a paraguas abiertos o en las paredes, colgadas de hilos, o acomodadas en el suelo. Son una especie de “CV” con información clave de las personas: género, edad, peso, nivel de educación, si son propietarios de un departamento, idiomas, pasatiempos, signo zodiacal chino, teléfono y hukou (el estricto sistema de residencia chino que utiliza el gobierno para control el movimiento entre espacios urbanos y rurales), entre otros datos. Curiosamente, en estos “CV” las fotos brillan por su ausencia. El amor a primera vista tiene otra definición en China.

La gran mayoría de los asistentes a este mercado son personas mayores que buscan una pareja para sus hijos o nietos, sin el consentimiento de estos últimos. Un señor canoso busca una pareja para su hija: Ella es una mujer de 30 años, mide 1.71 y nació durante el año del buey. Sin embargo, las probabilidades no están de su lado y probablemente no encontrará a su próximo yerno. El porcentaje de éxito para encontrar una pareja en el mercado es prácticamente inexistente. Pedí a una amiga china (guapa, menor de 25 años, nacida en Shanghái y con educación en Inglaterra —un gran partido en el mercado—) que me acompañara y fuera mi traductora. Palabras más, palabras menos me dijo, “Nunca me voy a aparecer ahí. Miles de viejitas me rodearían para tratar de casarme con su nieto raro.” De regreso en el mercado, un prospecto llama la atención de una señora mayor. Lentamente, saca un cuaderno y una pluma para empezar a anotar la información de contacto, probablemente para su hij@ o niet@.

DSC05197

A pesar de la modernidad de Shanghái —donde los rascacielos decoran el horizonte y las marcas internacionales inundan las calles— las tradiciones antiguas siguen pesando. El matrimonio es una piedra angular de la vida en China y el linaje es crucial. Pero, el país más poblado del mundo no está exento de los cambios demográficos y del impacto de sus políticas. Por ejemplo, se calcula que durante la época de la ya extinta “One-Child policy”, —implementada en China durante a partir de la década de los setenta-principios de los ochenta y que supuestamente impidió el nacimiento de 400 millones de chinos Han— también llevó a esterilizaciones forzadas, infanticidio y abortos selectivos por género (muchas personas prefieren tener hombres a mujeres), entre otros. Dependiendo de la fuente, se estima que actualmente hay entre 20 y 30 millones más de hombres que mujeres en China. Estadísticamente, muchos hombres chinos no encontrarán una pareja para casarse. Las mujeres no están exentas de este fenómeno. La frase “mujeres quedadas” (leftover women) describe y presiona a las mujeres chinas de 27 años que no se han casado. Todo ello se suma a que China podría convertirse en “la sociedad más envejecida” del mundo en 2030. En este contexto, muchos hijos únicos se enfrentan a la presión social de cuidar a sus padres y abuelos. Todo esto forma parte de las complicaciones y presiones que enfrentan estas personas —de mi edad, por cierto—, como parte de la “generación más solitaria” de China.

Además, el crecimiento económico de China ha sido acompañado por otros fenómenos: a pesar de la presión social, muchas personas ponen su carrera antes del matrimonio, la familia y de tener hijos. Aunque China ha logrado sacar a aproximadamente 500 millones de personas de la pobreza en poco más de tres décadas, el costo de vida —especialmente en las ciudades— se ha elevado muchísimo y mantener un segundo hijo podría ser un costo que las parejas no están dispuestas a asumir.

Por el momento y como ocurrirá con la mayoría de las personas, salgo del mercado de matrimonio de Shanghái sin encontrar una pareja. Además, ya es hora de ir a comer dumplings.

(Una versión anterior de este texto apareció en el número 1020 del semanario serbio Svedok en enero de 2016).

Luis Mingo, internacionalista por la Ibero y candidato a maestro por LSE (Reino Unido) y Fudan University (China). Intenta escribir lo que le gustaría leer. Su Marx favorito es Groucho.

Imágenes por Luis Mingo

  • User Ratings (0 Votes) 0
    Your Rating:
Summary
Awesome

Leave A Reply