El traspiés venezolano: Análisis de una legalidad secuestrada

0

Por: Juan José Luis Delgado

Un país con las mayores reservas de oro negro del mundo.

Un país con grandes reservas de minas de oro.

Un país con un clima y paisaje envidiable, así como un sector turístico con gran potencial

Una fuerza productiva preparada… En el exilio

Un país con una inflación de más de tres cifras en 2015

Un país con 117.19 asesinatos por cada cien mil personas (record mundial)

Un país en el que se importa un 90% de sus productos

Una corrupción que ha hecho desaparecer las reservas de oro del Banco Central

Un Estado, sin Estado.

Una democracia secuestrada.

bandera

Manifestantes chavistas/ www.correodelorinoco.gob.ve

Desde el punto de vista económico, social y político se hace difícilmente defendible el proyecto ideológico y de movimiento de masas característico de la República (Bolivariana) de Venezuela; la revolución bolivariana. Lo anteriormente redactado no es más que una síntesis de los grotescos y casi insultantes agravios cometidos hacia la población venezolana, en su conjunto, tanto seguidores del actual régimen como detractores.

El ejecutivo venezolano se ha escudado más bien en excusas y actos propios del libro de George Orwell, “1984”. Simplemente se limita jornada tras jornada a predicar en Cadena Nacional (invadiendo programaciones de televisiones de ámbito no satelital) durante horas su mensaje; enalteciendo la figura del Comandante Supremo, provocando manifestaciones en pro del mismo (y quien sabe, en pro de la mala situación), adoctrinando jóvenes colegiales (véase cambio de documentos lectivos) y por supuesto, la clave del sistema: la búsqueda de un enemigo en el exterior, en este caso, Estados Unidos y su “imperialismo” (a quien por supuesto le vende mayor parte del petróleo venezolano).

tabla

*No hay mas datos oficiales publicados por el Banco Central de Venezuela

En el ámbito económico, el control estatal es muy relevante en los medios de producción La empresa nacionalizada P.D.V.S.A. (Petróleos de Venezuela) es el gran referente. El país se ha volcado en un sistema productivo casi únicamente centrado en el petróleo, que año tras año, decae. Según un estudio de la Universidad de Georgetown ya en 2005, anticipaba que la producción oficial de P.D.V.S.A. era dudosa, siendo 3.4 millones las cifras oficiales, de las que solo reconoce 1.1 millón de barriles diarios. Todo esto hace casi una década. Ahora además se regalan barriles a miles a los países aliados del régimen como Bolivia, la Argentina de Kirchnner (no de Macri) o Cuba (quien sorprendentemente, tras la caída de los precios del petróleo, su sustento, ha iniciado conversaciones con EEUU). A todo esto sumarle la inflación, la fijación de precios mínimos a los productores, la falta de seguridad jurídica (continuas expropiaciones), el desabastecimiento y por ende, las cartas de racionamiento que funcionan (fíjese para lo que si hay dinero) a través de modernas máquinas capta-huellas. En el ámbito socio-político y cultural, las continuas violaciones de los Derechos Humanos: el encarcelamiento de líderes políticos, la falta de garantías democráticas, la pésima libertad de medios de comunicación y la incesante inseguridad.

En resumen, nos encontramos con un marco amplio de continuas restricciones de las libertades y derechos de los ciudadanos. Lo anteriormente nombrado, es el instrumento que utilizo para contextualizar la actual situación nacional.

Como la mayoría de los lectores sabréis, las pasadas elecciones legislativas del 6 de diciembre han supuesto un vuelco espectacular en la composición de la Asamblea Nacional (Parlamento). Por primera vez en casi dos décadas, el poder legislativo se encuentra en poder de la oposición al chavismo, mientras que éstos aún dominan el Ejecutivo. Sin embargo, existen una serie de fórmulas a través de las que restar importancia a este cambio político. Esto se encuentra claramente contemplado en la Constitución de la República (1999), artificio del Presidente Chávez, que fue reformándose progresivamente para afianzar su poder. La ley de leyes junto a la regulación chavista, según la opinión de muchos expertos, ha transformado al país en una democradura.

Asamblea Nacional Venezolana/ Web oficial Asamblea Nacional

Asamblea Nacional Venezolana/ Web oficial Asamblea Nacional

Pero ahora vamos a centrarnos en esta Constitución y sus interpretaciones. Para ello contaremos con la ayuda altruista de un Abogado del Estado que, por seguridad, no hemos querido desvelar su identidad y que responde a las siglas de S.J.. Nos explica que los puntos en los que debemos prestar especial interés en la Constitución es el 187. En este artículo se despliegan las competencias de la Asamblea Nacional, entre las que nos encontramos “. Legislar en las materias de la competencia nacional y sobre el funcionamiento de las distintas ramas del Poder Nacional”, así como el poder de convocar un referéndum revocatorio en un plazo de seis meses para la convocatoria de nuevas elecciones y de esta manera, desestimar al poder ejecutivo.

Por otra parte, habiendo obtenido dos terceras partes de la cámara (112 diputados, 109 oficiales, 3 en procedimiento), S.J. nos aclara que se puede realizar además una serie de cambios profundos, que removería una relevante parte de la estructura chavista:

-Designar los integrantes del Consejo Nacional Electoral;

-Aprobar un proyecto de Reforma Constitucional;

-Remover a los integrantes del Tribunal Supremo de Justicia;

-Convocatoria de Asamblea Nacional Constituyente;

-Poder para aprobar leyes orgánicas.

El presidente Chávez con la Constitución de 1999/ Noticiario Actual

El presidente Chávez con la Constitución de 1999/ Noticiario Actual

Ante el panorama que preveían todas las agencias demoscópicas del país, el presidente Nicolás Maduro inició ya semanas antes del 6-D una estratagema para asegurar su victoria. Primero, la ya utilizada “Operación remate”: a través de una estructura de listas llamadas 1×10( a través del que un chavista tiene el deber de llevar a votar a diez chavistas más) ; la reforma electoral que sobrerrepresenta los estados pequeños y poco poblados en los que el Estado y el chavismo tiene gran peso (Un ejemplo, en el 2010 cuando la oposición obtuvo un 47% de los votos mientras que el PSUV 48%, el primero obtuvo 65 diputados y el segundo nombrado 98); partidos falsos con eslóganes parecidos a la oposición que se incluyen en el tarjetero de votaciones. Por último, colegios electorales “sospechosos” en los que incluso votan personas fallecidas, según fuentes opositoras.

A pesar de todos los impedimentos, la victoria de la MUD fue aplastante. En este contexto entran en juego la segunda parte de los impedimentos. Primero, las tensiones militares y políticas en la cúpula del Estado que provocaron el retraso de la publicación de los resultados, que se atrasó durante dos horas. Días después, en el acto de juramentación de los diputados, fueron convocadas marchas por el oficialismo, al mismo tiempo que la oposición también convocó actos. Las fuertes medidas de seguridad (junto con los colectivos paramilitares armados) entorpecieron la sesión de investidura, de la que finalmente se pudo realizar con ciertos incidentes.

Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional/ www.globovisión.com

Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional/ www.globovisión.com

Sin embargo, el chavismo, consciente del peligro opositor en la cámara, constituyó, en aras de ganar tiempo, el Tribunal Supremo de Justicia antes de la constitución del nuevo parlamento tras las elecciones. La legislación proclama el artículo 38 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, sus magistrados (a pesar de que se pueda llegar a nombrar en cuarta votación por mayoría simple) deben ser elegidos por dos tercias partes de la cámara. Actualmente, el chavismo controla el 81% de estos magistrados.

¿Y por qué tanta importancia con el Tribunal Supremo de Justicia?

Pues bien, como nos señala S.J., el artículo 203 de la Constitución de 1999 establece que el TSJ podrá impugnar y tachar de inconstitucionalidad a las leyes orgánicas (las que se dicten para organizar los poderes públicos o para desarrollar los derechos constitucionales y las que sirvan de marco normativo a otras leyes).  Por lo tanto, temporalmente, Maduro controlará las grandes reformas opositoras, como la esperada anulación de la ley de Amnistía de presos políticos (que intentaría expulsar de la cárcel a líderes como Leopoldo López). También han realizado procesos para la impugnación de los resultados electorales en el estado Amazonas (3 de la oposición y 1 del PSUV).

Cada escaño cuenta, el oficialismo lo sabe, y aún quedando la MUD por ahora con 109 diputados formalizados y pudiendo aún contar con los dos tercios de la cámara, no se esclarecen las artimañas a través de las que el ejecutivo pueda.

Pero esto no queda aquí Maduro gobernará como pueda por decreto y a través de un recién inaugurado “Parlamento Comunal” , que según los expertos, le quitará poder a la Asamblea.

Por lo tanto, temporalmente, Maduro controlará las grandes reformas opositoras, mientras un régimen cada vez con una notable falta de liderazgo y pragmatismo agoniza. Venezuela se encuentra en un estado difícil, en el que debe tener como primer deber la reconciliación del pueblo polarizado y la reconciliación entre los mismos. Se debe avanzar hacia la concordia y el racionalismo. Por lo que me tomo la libertad de criticar al nuevo presidente (opositor) de la asamblea, Henry Ramos Allup, por su comportamiento provocador y agresivo al chavismo. Es totalmente digno de criticar, pero desde unos modales y siempre recordando que sigue habiendo gran cantidad de gente chavista a la que hay que respetar.

El consenso y el centralismo tienen que ser ahora el arma más poderosa de la oposición. Solo así conseguiremos una Venezuela libre y plural. Una Venezuela a donde los exiliados tengamos ansias de regresar.

Juan José Luis Delgado (Venezuela-España, 1997), estudiante de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid) en el doble grado de Economía y Relaciones Internacionales. Participante y ganador de varios premios en el concurso “El País de los estudiantes”.

Imagen obtenida de noticias.lainformacion.com

Leave A Reply