Cultura e Inversión, la Calidad de la Educación en el Norte de Europa

0

Por: Ana Belén Perales

Siempre se nos dice, que en la Europa septentrional, y en concreto, en los países nórdicos se encuentran los mejores sistemas educativos europeos pero, ¿qué les hace ser mejores?, ¿por qué consiguen situarse en posiciones altas en los datos de los informes PISA elaborados por OCDE?, a continuación daremos las claves que hacen que estos sistemas funcionen de manera óptima. A lo largo de este artículo se analizará cómo funcionan, a grandes rasgos, los sistemas educativos de Finlandia, Suecia, Dinamarca y también, se tratará el caso del Reino Unido.

En cuanto a los países nórdicos, se pueden encontrar ciertas similitudes ya que son pioneros en poseer un sistema educativo muy comprensivo porque incentivan todo lo relacionado con el desarrollo individual de los niños. Además, presentan una educación obligatoria de nueve años desde los 7 a los 16 años, aunque se oferta de manera voluntaria un año de educación pre-escolar. Se caracterizan también por seguir una clara tendencia descentralizadora y el fomento de la participación de todas las fuerzas sociales.[1]

En primer lugar, se señala en muchas ocasiones que el país de Finlandia es un referente al que deben aspirar todos los países europeos. Desde que la OCDE realiza sus informes PISA, Finlandia se ha situado en los primeros puestos de Europa. Uno de los principales problemas que atacan a países como Italia, España o Portugal es el fracaso escolar, sin embargo, apenas un 8% de estudiantes finlandeses no acaban por completo los estudios obligatorios. La legislación finlandesa, en concreto, hace especial referencia a la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación por parte de todas las personas, lo que tiene que ser responsabilidad del Estado.

La educación básica en Finlandia hace hincapié en la importancia de inculcar a los niños valores morales y responsabilidad ética. En cuanto a la enseñanza de religión, los alumnos tienen derecho a recibir enseñanza religiosa según la religión que profesen, siempre que haya un mínimo de tres niños. Si no siguen ninguna religión en particular, los alumnos deberán realizar la asignatura de ética. En el país finés la educación privada es escasa y solo representa un 1% de la enseñanza obligatoria básica.

Con respecto a su país vecino, Suecia, cabe señalar que la Constitución sueca establece que todo niño tiene derecho a una educación básica gratuita en todo el territorio. La gran mayoría de la enseñanza que se imparte en el país es pública. En cuanto a la educación secundaria, esta se realiza entre los 16 y 19 años y no es obligatoria para todas las personas. Suecia ha incluido en su plan educativo un sistema de inclusión de todas las minorías culturales y étnicas, así se manifiesta también en el carácter obligatorio de la religión dentro del currículo educativo pero se imparte desde una visión objetiva de las distintas religiones que existen en el mundo.

La enseñanza privada presente en la educación sueca se encuentra muy reducida, además estas escuelas privadas deben de seguir el currículo fundamental que regula también la educación pública. Existen, pues, escuelas privadas que siguen un credo religioso concreto y están financiadas, en parte, por el Estado sueco[2]. Con respecto a la educación especial, la tendencia es la integración de la mayoría de personas con necesidades especial en centros ordinarios y se limitan los centros especializados para los casos más graves.

En cuanto al país danés, destaca su programa, que difiere con el resto de países nórdicos, consistente en realizar una educación individualizada en función de lo que requiera cada niño en particular. Además, forma parte de su currículo la asignatura de estudios cristianos, que parte de un objetivo aconfesional, aunque en el programa se incluye el estudio de la tradición cristiana luterana. Con respecto a la presencia de la escuela privada en el país, esta representa un 12% sobre el total de la educación que se imparte y estas escuelas reciben financiación por parte del Estado de aproximadamente un 80%. [3]

Por último, y diferente a los países nórdicos, señalamos el caso de Reino Unido. El sistema educativo en este país presentó un gran cambio alrededor de 1974 pasando a enfocar el sistema hacia ideas de efectividad y eficacia, así las universidades empiezan a formar parte del mercado, antes financiadas con dinero público (hasta el 95%). Debido a la presencia del sistema educativo inglés en el mercado, las instituciones educativas compiten unas entre otras y esa red de centros educativos se juzga según su aportación a la economía del país.

Por otro lado, el sistema escolar obligatorio se da desde los 5 a los 16 años, lo que significa que comienza antes que en los distintos países nórdicos antes mencionados. Las necesidades pre-escolares se cubren gracias a distintas entidades independientes y mediante el gobierno local y se puede realizar incluso antes de cumplir 2 años. Algunos de los problemas principales de la escuela británica se encuentran en la escuela superior, y en concreto, las universidades con respecto a su nivel de calidad. Otros problemas se encuentran en quién administra el sistema, la unión entre el sistema educativo y el mundo laboral y también con respecto a la crisis de la educación superior, debido al aumento de universidades y estudiantes. [4]

Algunas cualidades del sistema educativo británico radican en la calidad de algunos colegios ya que tienen unas clases con tamaño reducido con una media de 8 alumnos por profesor. Además, la mayoría de los niños británicos asisten a colegios públicos, aunque la asistencia a los privados ha aumentado en casi un 10% debido al prestigio de colegios ingleses de élite.

Como conclusión, se pueden analizar ciertos datos que muestran claramente la diferencia que existe entre el norte y el sur de Europa. Según los datos de Eurostat en su encuesta de población de 2012, la tasa de abandono escolar prematuro en la UE y los objetivos nacionales para 2020 (%) destaca que el objetivo de la UE para 2020 sería tener solo un 10,0%,de abandono escolar prematuro. Las predicciones para Reino Unido, Dinamarca, Finlandia y Suecia son óptimas ya que cumplen esta condición, incluso en el país finés se espera una cuota de solo un 8,0%, sin embargo, ya sabemos que este es un problema que afecta a la mayoría de los países de la Europa meridional como España o Italia en los que se espera que se consiga una tasa de abandono de un 15 y 15,5%.

Finalmente, los expertos predicen que en la escuela del futuro se primarán las habilidades frente al saber académico, y podemos decir que ciertos países del norte de Europa ya priman ciertas habilidades. Además, otra gran diferencia con respecto a países como Italia o Portugal es el comienzo de la edad escolar ya que en estados como Suecia o Finlandia no empieza hasta los 7 años, y observando los datos, se debe tomar nota y utilizar mecanismos para subsanar problemas como el abandono escolar o mejorar las tasas de éxito académico en la educación superior en los distintos países.

Ana Belén Perales. Estudiante de segundo curso de la Universidad Rey Juan Carlos del doble grado en Periodismo y Ciencia Política y Gestión Pública. Interesada en la política y lo que pasa alrededor del mundo para intentar mejorarlo.

[1] Contreras Mazario, J.M y Suárez Pertierra, G. (2005). Interculturalidad y educación en Europa. Tirant lo Blanch;

[2] Ibíd;

[3] Ibíd;

[4] Prats, J. y Raventos, F. (2005).Los sistemas educativos europeos ¿crisis o transformación? Colección Estudios Sociales nº18. Fundación La Caixa.

Imagen obtenida de blog.educalab.es

Leave A Reply