Brasil 2014: ¿Por qué los problemas?

0

Por: Mtro. Erasmo Zarazúa Juárez

El Mtro. Erasmo Zarazúa Juárez es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Iberoamericana, Maestro por el CINADE y actualmente estudiante de Doctorado. Especializado en temas de política, seguridad internacional, desarme, deporte internacional (Juegos olímpicos y Mundiales FIFA), educación, entre otros. Catedrático universitario. Colaborador en medios informativos impresos e internet, radio y TV.

Resumen

El Mundial Brasil 2014 ha generado un gran malestar en la sociedad brasileña, en lugar de lo que casi siempre pasa, que la gente espera con alegría la celebración de un Mega-Evento y mostrarse al mundo. Estas protestas sociales tienen en parte un origen por los errores de planeación, inversión, gasto, las acusaciones de corrupción, etc. por parte del Estado brasileño, además de la crisis mundial de 2008.

 La FIFA y sus protocolos en parte son responsables de dicho escenario actual, por beneficiar de un lado, el cual se hizo muy bien, se descuido y perjudico sin intención en el otro. Que tan responsables son Brasil y la FIFA, los veremos a continuación.

 Palabras clave:

FIFA, Mundial, Brasil 2014, Confederaciones 2013, Copa del Mundo, Estadios, Protestas, Manifestaciones, Corrupción, Futbol, Sao Paulo, Blatter, Mega-Evento, BRICS, Rusia 2018, Impuestos, Privatización, Gasto publico, Planeación, Impacto, Legado, Costo, Inversión, Gasto, Qatar 2022, Múnich 2018, referéndum, México 2026

Introducción

El Mundial Brasil 2014 ha generado un gran malestar en la sociedad brasileña, en lugar de lo que casi siempre ocurre, que la población espera con alegría la celebración del Mega-Evento y mostrarse al mundo. Las protestas sociales que se han estado llevando a cabo tienen su origen por los errores de planeación, inversión, gasto, las acusaciones de corrupción, etc. por parte del Estado brasileño.

La FIFA y sus protocolos, en parte son responsables de dicho escenario actual, por beneficiar y cuidar un lado del evento, se descuido y perjudico sin intención en la otra parte del evento. Que tan responsables son Brasil y la FIFA, los veremos a continuación.

En el año 2011 publiqué que no se podía decir con certeza en que estadio se inauguraría el Mundial ya que el que se tenía planeado construir en Sao Paulo, aun no tenía ni la primera piedra; en 2013 con la Copa de las Confederaciones en proceso, ese estadio aun no estaba terminado, es más, la FIFA emitió un ultimátum, sino se entregaba para diciembre de ese año, se le quitaría a la ciudad la sede del campeonato del mundo, así como perdió la sede de la Copa Confederaciones.

Ahora en 2014 seguimos igual que hace años, el estadio de la apertura aún no esta terminado, según las más recientes declaraciones de la FIFA, días antes del arranque del mundial estará listo, debido a los atrasos de planeación, a un accidente en noviembre de 2013, otros en marzo y mayo de este año, donde han perdido la vida obreros. El estadio está inaugurado simbólicamente pero no operará por completo durante el mundial, tendrá apenas lo básico; contará con un menor numero de asientos al proyecto original y con algunas gradas provisionales, pero el gran fracaso será verlo durante el evento con el techo sin terminar, lo que nos recordara su gran parecido a los olímpicos de Montreal’76 donde no se terminó el estadio por los problemas de infraestructura, planeación, financiamiento, etc., que se están repitiendo.

La infraestructura turística y de comunicaciones, como hoteles, carreteras, aeropuertos, se redujeron o se anularon, concentrándose en las instalaciones deportivas, el mayor fracaso es la no construcción de la conexión vía tren de las sedes cercanas que se había prometido, en 2008 se llegó hablar incluso de contar con un tren rápido pero no veremos nada de esto en el mundial. Sobre los aeropuertos, varios de ellos no estarán remodelados, prepárese para el sobrecupo o para bajar del avión en aeropuertos improvisados con lonas.

En ese mismo año 2011, según el Instituto Brasileño de Investigación Económica Aplicada (Ipea), nueve de los 13 aeropuertos no estarían listos (construidos o remodelados) para el 2014, incluso el calculo era que se terminarían los trabajos hasta el 2017, y ni siquiera serían operacionales para los Juegos Olímpicos de Rio 2016, pues aún estaban en la fase de elaboración del proyecto en 2011.

Infraero (Veja, 2011), empresa publica encargada de la administración de los aeropuertos, utilizó solo el 44% de valor disponible para la inversión, entre 2003 y 2010, es decir el dinero estaba, pero no la organización, la lentitud de la macroempresa nacional fue obvia, la burocracia se hizo presente.

¿Cómo explicar este escenario? ¿Cómo inició todo esto? Para ello tendremos que hacer un poco de historia. Para que Sudáfrica obtuviera el mundial en 2010, Blatter, Presidente de la FIFA, estableció una rotación continental de la sede del mundial, con esto pudo asegurar el mundial de 2010 para África y no se repitiera la fuga que fue Alemania 2006, el cual Blatter ya había prometido a los africanos, pero que en la elección quedo en segundo lugar por un voto, gracias a la obtención del representante de Oceanía.

Para 2008 la rotación continental seguía como sistema en la elección de sede, el siguiente fue América en su región sur, todo se negoció y se arregló al interior de la región y no con el máximo organismo del futbol, por lo que Brasil quedo como candidato único, después de una efímera candidatura de Colombia. Brasil “concursó por la sede” cumpliendo al mínimo los documentos para la candidatura, es decir no luchó, no se esforzó, no tuvo que convencer al mundo, no aseguró inversiones, ni tuvo desde antes un plan de acción y proyectos terminados y solo listos para arrancar con los trabajos ya aprobados por la FIFA, a la cual no le quedó ninguna opción más que elegir a Brasil.

Rápidamente Blatter nuevamente modifico los protocolos de elección de sede, pues entonces la rotación haría que todo se negociara al interior de cada Confederación y no con la FIFA, además alentaría una competencia mundial y no solo regional y que los proyectos sean solidos ya que Brasil estaba demostrando todo lo contrario, esa es una de las herencias de Brasil 2014 a la historia de la Copas del Mundo. Los Mundiales que se llevarán en Rusia 2018 y Qatar 2022, son resultado de una feroz lucha global entre diez candidaturas y tienen estándares mucho más altos y prometen con solidos proyectos mucho más que Brasil.

Rusia que ha estado trabajando en su Mundial, desde hace años, ha reduciendo gastos superfluos y ha reorganizando sus trabajos de construcción o remodelación para no caer en los problemas que tiene Brasil. Rusia, con dos compromisos, tanto el mundial como los olímpicos de invierno, entre otros eventos deportivos, lo que hicieron un gigantesco proyecto nacional y regional para llevar todo a cabo y conectarlos, para crecer y desarrollarse. Cabe mencionar que Rusia tiene instalaciones listas desde 2013, algo que deja muy mal a Brasil pues mientras estemos a punto de iniciar este campeonato, la próxima sede ya esta lista con tres estadios para realizarlo.

La FIFA muy preocupada de la situación, llamó la atención de Brasil, en varias ocasiones, porque no solo se tenia que estar listos para el 2014, sino para la Copa Confederaciones 2013, que se le otorga al país anfitrión del Mundial para que se haga ensayo de la organización e instalaciones antes del Mega-Evento. Esto al parecer se les olvidó a los organizadores y autoridades brasileñas que apenas en mayo de 2011, se pusieron en contacto con Alemania para asesoramiento en cuestión de Seguridad en este tipo de justas. Además de acelerar los trabajos para los estadios, los cuales lucieron apenas listo para la Confederaciones, las banquetas alrededor del Estadio Castelao donde se enfrentaron Brasil vs México, tenía apenas horas de estrenarse.

Brasil eligió como ciudades sede de los partidos aquellas que no son necesariamente capitales de sus provincias o estados, sino que se guió por la idea de llevar desarrollo a aquellos lugares marginados, para llevar empleos, inversiones e infraestructura, pero desgraciadamente no solo el construir un mega estadio en medio de la pobreza cambia la realidad económica y social, les faltó hacer verdaderos proyectos integrales, hacer crecer y desarrollar la zona, proyectos sociales aunados a los del mundial, futbol, alimentación, escuela, salud, etc., todo trabajando junto para el verdadero desarrollo. Esto trajo más problemas pues había que llevar todo a esos lugares que no tenían nada y que seguirán sin tener, pues sólo se han hecho los estadios y la estructura para los mismos, no para la ciudad entera, además no se construyó o termino la infraestructura turística, como hoteles, por eso los visitantes se quedarán a dormir en cruceros y serán llevados a los partidos en viajes hasta de cuatro horas en bus pues la carreteras no se terminaron del todo. Cabe señalar que un aeropuerto nuevo no será usado por que el gobierno no construyó la carretera para enlazarlo con la ciudad.

El Estado Brasileño tuvo que permitir la entrada de las empresas privadas, a lo que se opuso (algunos dicen que falsamente) durante varios años, pero conforme fue pasando el tiempo, el Estado se percató que no podía en solitario con esta responsabilidad, sino lo hacia así no terminaría a tiempo los trabajos. La privatización no fue ni es la solución absoluta pero si ha ayudado a terminar muchas de las instalaciones para no hacer el ridículo o el “Mundial de las improvisaciones” como lo llaman algunos funcionarios brasileños.

Esta participación de las empresas privados hacen sospechar a algunos medios locales sobre corrupción, pues al acelerar los trabajos, se daría un alza impresionante por las horas extras, lo que daría mayores ganancias a los responsables privados. Podemos deducir que esto presionaría a dar privatizaciones, concesiones o licitaciones a marchas forzadas, estas podrían hacerse  a empresas familiares, fantasmas, amigos de funcionarios o allegados al poder, etc. todo por la premura del Mega-Evento. El ex futbolista Romario, diputado federal (2013), declaró: “Los retrasos en las obras son premeditados porque en situaciones de emergencia las reglas de licitación son más flexibles. Ese es el momento preciso para que la gente robe, y mucho”.

Respecto a las protestas sociales, estas fueron encendidas particularmente por el aumento de tarifas al trasporte publico, privatizado y monopólico, pero no solo eso, sino como se hizo. La población se sintió agredida de dos formas: 1) La gente siente que el aumento es para pagar los despilfarros y la corrupción. y lo peor, 2) El insulto a la inteligencia de la gente, el momento en que se hace el aumento de tarifa, como si estuvieran completamente distraídos por la Copa Confederaciones y su Selección Brasileña, y no se daría cuenta del aumento.

Las criticas han sido y serán proporcionales a de donde proviene el dinero, de parte del Estado o las empresas privadas, además a donde se dirigen y el como se manejan, este es el punto de las manifestaciones y el malestar social que arrancaron en 2013 antes y durante la Copa Confederaciones. Actualmente según la encuesta del Instituto Datafolha (El País, 2014) el 55% no aprueba el mundial y solo el 36% tiene opiniones positivas, la sociedad en su mayoría no esta de acuerdo.

Entendamos que esto ultimo nos define si se esta haciendo un gasto, coste o inversión, el gasto es aquello que se paga pero no se verán mayores beneficios, no es recuperable o multiplicable; el coste se refiere a lo que se paga y se obtiene un beneficio mayor o una ganancia inmediata y la inversión es la obtención de ganancias pero multiplicadas a lo largo del tiempo, casi infinitas.

Cabe destacar la diferencia entre impacto y legado, el impacto del mundial será todo aquello inmediato que causa el evento, el cual será tres veces mayor al de la Copa Confederaciones pero muy por debajo de lo que se proyecto en 2008, el legado de un mundial es aquello que a largo plazo deja a la localidad o país.

En Brasil lo que esta pasando es que con recursos públicos el Estado esta pagando la construcción o remodelación de estadios o instalaciones directamente relacionadas al Mundial, esta participación del Estado es aproximadamente de 90%, es dinero de impuestos que en lugar de destinarlo a educación o salud que se pueden entender como coste o inversión, se está destinando a lo que parece a todas luces un gasto. El Mundial Brasil 2014 costará más que el de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 juntos, es decir 2,700 millones de euros.

El impacto es fuerte en las finanzas del Estado, el economista Edmar Bacha, (El País, 2014) crítico habitual de la política del actual gobierno brasileño, afirma que, desde el punto de vista de política económica, Brasil está reproduciendo el mismo ciclo de aquel periodo de la dictadura en que hubo un gran intervencionismo del Estado y un bajo crecimiento.

La tercera remodelación del Maracaná (BBC, 2014), está costando casi tres veces lo que fue construir el nuevo estadio de Múnich en el Mundial de Alemania 2006, aun si contáramos la inflación, la variación no debería ser tanta, pero como se realizó su remodelación con retrasos y prisas el monto final se disparó.

Por si esto no fuera poco, el Estado pretende ya construidos o remodelados los estadios o instalaciones, venderlas, algunas ya las vendió, y a un precio menor. El Maracaná ya fue entregado a Eike Batista, magnate brasileño dueño de IMX que consiguió la licitación para los próximos 35 años. Los ganadores del legado no serán la sociedad ni el Estado, serian empresas privadas, además de grandes ganancias, por adquirir inmuebles a buen precio y casi de primera pero pagadas  con recursos públicos, y claro, estos extraídos de alzas por parte del Estado en otros sectores como los impuestos y la disminución de inversiones para la sociedad, es decir reducción de gasto publico.

Esto genera preguntas: ¿Por qué Brasil no dejó desde un principio a los privados construir estadios y demás instalaciones? ¿Por qué buscó hacer las cosas el Estado? ¿Por qué el Estado que quiso hacer todo no lo hizo con tiempo y planeación? ¿Por qué a final de cuentas el Estado busca vender los estadios para intentar sacar ganancias de un gasto? Brasil tiene fallas de origen, ha estado creciendo y rápido pero no ha sabido manejar ese crecimiento y convertirlo en desarrollo, lo que ha provocado el malestar social, el Estado parece un New Money “nuevo rico”, no tiene experiencia como país potencia.

Pienso que el Estado se sintió listo para hacer de todo sin estarlo, la burocracia no cambia tan rápido, así mismo el Estado se tropezó con sus incapacidades. En el ámbito de eventos internacionales Brasil fue sede de la Copa del Mundo de 1950, pero esta fue organizada por italianos y personal de la FIFA, la participación local fue poca, entonces Brasil no tiene experiencia y desgraciadamente nuevamente reacciono lento para pedir apoyo, además aquel Mundial tenia menos ciudades sedes, menos selecciones participantes y un muy reducido numero de turistas.

La crisis mundial de 2008 afecto a los países llamados BRICS[1], del cual Brasil es parte, el mito de seguir creciendo se lo creyó en mismo Estado, no vio que sus programas sociales no estaban funcionando del todo, que el Real comenzó a devaluarse, que la inflación seguía creciendo y que las inversiones extranjeras fueron disminuyendo, porque  Brasil comenzó a verse menos atractivo, además de que la economía comenzaba una recesión, el Estado entonces empezó a tomar aun más el lugar de inversor sin medir las consecuencias.

Lula da Silva llevó al Estado a un mayor protagonismo económico, lo que resultó en una pérdida de eficiencia. “La política de control de precios de Petrobras, que importa combustible más caro de lo que luego se vende en gasolineras, es el ejemplo de que se está repitiendo aquello que fue un desastre en el pasado y generó resultados indeseados” nos comenta Bacha en el diario El País (2014).

La venta de los estadios o infraestructuras parecen realizarse para obtener algo de “ganancia” de lo gastado por parte del Estado, pero para la sociedad brasileña es corrupción pura, darle a empresarios a precio de amigo estadios pagados muy inflados con dinero público y construidos o remodelados con empresas coludidas.

Los Mega-Eventos deportivos, como los Olímpicos y los mundiales, en sus inicios eran casi autofinanciados, con la venta de entradas, timbres, monedas, donativos, etc. dejaban muy pocas ganancias o nada y más que nada dejaban déficit pero manejable, conforme fueron evolucionando estos eventos los países anfitriones  entraron con más apoyo, pero aun con déficit, no había despilfarro o bien se conectaba a beneficios sociales, de crecimiento o desarrollo, hasta que llego el punto de quiebre que fueron los Juegos Olímpicos de Montreal´76 y el cambio de sede del Mundial Colombia’86.

En los años 80 las nuevas tendencias económicas vendrían a cambiar las cosas y los patrocinadores absorbieron casi todo y estos eventos desde entonces generaban ganancias, principalmente a las empresas privadas y en un segundo plano a los Estados o gobiernos.

Los eventos deportivos han crecido tanto que se necesitan de ambos, el Estado y las Empresas, pero al parecer Brasil quiso hacer de lado a las Empresas para que las ganancias fueran mayormente del Estado, o de los políticos, grave error pues el gobierno ni los funcionarios públicos pueden ni deben manejar al Estado como si fuera una empresa privada, he aquí lo que considero el grave error de Brasil.  Vemos aquí una constante con Grecia y sus Olímpicos de Atenas 2004, donde es notoria la corrupción y la pésima actuación del Estado, que después fueron una de las causas de su crisis y la del Euro, repito una de las causas.

Cabe destacar que solo hemos visto la situación de estadios, y la infraestructura relacionada directamente. Por otro lado seis ciudades están en problemas de infraestructura para el evento, es decir hoteles, medios de transporte como trenes o aeropuertos, remodelación de calles, autopistas, plazas, lugares turísticos, parques, etc. además del IBC (centro de medios). Las proyecciones de ganancias por turismo e inversión se están reduciendo a menos de la mitad, Brasil 2014 parece que será un “Maracanazo económico”

Estas situaciones fueron producidas por problemas de licitaciones, topes jurídicos y medidas ambientales, es decir más burocracia, poca planeación y sin investigación previa, los recursos económicos están nuevamente puestos por el Estado, pero es lento, sin una visión. Varios de estos proyectos se cancelaron, algunos sin iniciar pues ya no alcanzaría a terminarlos o se dejaron inconclusos para concentrarse en lo estadios.

Para Hans Morgenthau (1986), teórico de las Relaciones Internacionales, el Prestigio es la tercera manifestación básica de la lucha por el Poder en el escenario internacional. Los estudiosos del prestigio lo hacen principalmente en el ámbito militar, pero ¿Por qué no hacerlo también en el ámbito deportivo? Para Alexis Vásquez (1991) los eventos deportivos, en el plano internacional, se convirtieron en un excelente escenario para elevar el Prestigio y reafirmar el poderío de las grandes potencias en donde sus atletas se convierten en “soldados del deporte”.

Durante décadas la Selección Brasileña de futbol proyecto un país potencia, Brasil es el país con más campeonatos ganados y que su población no solo vive el futbol sino que es toda un pasión, por lo cual las expectativas del mundo al darle la sede fueron muy altas, sería el mejor mundial. Pero con lo que ha estado pasando en los últimos años ahora vemos a Brasil de otra manera.

La imagen de Brasil en el futuro inmediato y actualmente esta muy dañada, por supuesto su Prestigio Internacional también esta a la baja. Tal pareciera que Sudáfrica, también miembro de los BRICS y visto como el más débil, fue mejor que Brasil para organizarse y para manejar inversiones, costos y gastos. Había un gran temor en que un Mega-Evento se llevara a cabo en África y los resultados no fueron malos, ahora Brasil nos esta mostrando que puede haber grandes fallas donde creíamos no podrían pasar, en la nación del futbol.

¿Por qué la FIFA no reaccionó mucho antes y comenzó a llamar más la atención? ¿Por qué no hizo algo parecido como con Colombia’86? Recodemos que en aquella ocasión había también retrasos, pocos patrocinadores y el Estado se encargaría de casi todo, Colombia terminó por renunciar a la sede, la diferencia es que el Estado colombiano no contaba con fondos como si los tiene el actual Brasil.

Por otro lado no hubo presión de países para cambiar la sede como hiciere EE.UU. en aquel entonces con Colombia, o como lo daba entender España con Sudáfrica cuando se declaró más de una vez, lista por si se requería. La FIFA quedó atada de manos para hacer algún cambio, si es que hubiera querido, los candidatos “viables” eran Australia, que marca ya su interés por un mundial, y que tendría legitimidad pero que por el poco tiempo no estaría lista además del problema económico de la crisis mundial que también afecto a EE.UU. que podría haber sido la otra opción.

Como nunca en un evento de esta magnitud hay y habrá un gran temor a que en cualquier momento haya un estallido social, Rio ya tiene unidades del ejercito desplegadas en las favelas, las autoridades están más al pendiente de cuidarse de sus mismos ciudadanos que de amenazas externas como terrorismo. También hay temor de que puedan darse apagones, la red eléctrica y sus generadores apenas están terminándose, los trasportes públicos como metro, buses, aeropuertos, puertos y demás puedan colapsarse por el número de turistas, aunque por ahora están a la baja las proyecciones de cantidad de los mismos.

Los turistas tienen temor de ser víctimas de la delincuencia, ya sea por robo, secuestro exprés, prostitución, narcotráfico, etc. todo esto debido a la falta y/o fracaso de las políticas públicas en este sentido en los últimos años, Brasil no realizó con éxito programas integrales encaminados al mejoramiento del país, algo que si realizo en parte Sudáfrica.

Para los olímpicos de Rio 2016 existe más presión y vigilancia, ya que el Comité Olímpico Internacional ha expresado su preocupación y han comenzado a encenderse las alarmas con las llamadas “Demoras Crónicas.” El Presidente del COI, Bach, ha declarado que no se puede perder un solo día. Actualmente Rio 2016 ya presenta una huelga de 2 mil obreros, la renuencia del alcalde de Rio y miembros del Comité Organizador, que buscan puestos públicos en las elecciones de este año, además de un grave problema de contaminación de la Bahía Guanabara que si no se trabaja ahora no se resolverá para las pruebas náuticas.

China y Sudáfrica fueron sede de olímpicos y mundial en la década pasada pero aunque eran países en vías de desarrollo o llamados países emergentes mostraron madurez, y lograron llevar a cabo sus eventos con éxito. Estos escenarios llevaron a las “autoridades mundiales del deporte” a que Brasil fuera medido igual y se le otorgó la sede de ambos Mega-Eventos seguidos, pero está dando una desagradable sorpresa, a consecuencia de ello, Estambul y Madrid, perdieron los olímpicos de 2020, España por sus fuertes problemas económicos y su gran malestar social, y Turquía que, aun siendo parte de los nuevos países emergentes llamados MINT[2], tenía problemas sociales que a la fecha han empeorado, el Comité Olímpico Internacional fue más estricto y no quiso esperar para ver si con el tiempo se resolvían, fueron a lo seguro: Tokyo.

Como consecuencia de la mala organización, planeación, falta de tiempo, torpe actuar del Estado, excesivo gasto se dio un enorme malestar social esto ha llevado a la FIFA y el Comité Olímpico Internacional a optar por sedes más “seguras”. Es muy probable se repitan sedes, se otorgan con mayor tiempo de preparación, con los suficientes recursos y con ello socialmente más estables, estas son las repercusiones y herencia de Brasil 2014.

Los olímpicos de invierno en Pyeongchang 2018, el mundial de Rusia 2018, los olímpicos de verano en Tokyo 2020 y el mundial para Qatar 2022[3] son ejemplos de estas nuevas medidas, podemos ver una marcada presencia de Asia, un continente que ha estado creciendo política, cultural y económicamente, es el continente de la siguiente década, pero quiero resaltar que principalmente estos países son socialmente más estables, de alguna u otra manera. Además la misma sociedad busca o ve con buenos ojos ser parte de estos Mega-Eventos.

Canadá es oficialmente candidato para el Mundial de 2026, recordemos su crecimiento de los últimos años, aunque se pueda considerar un país emergente tiene un buen antecedente con los olímpicos de invierno de Vancouver 2010 además de ser socialmente estable. México se vislumbra como candidato[4] no solo para 2026 sino también para 2030, el Mundial del Centenario, pues América del norte desde 1994 no ha tenido la fiesta del futbol, México tiene el antecedente del mundial sub17 de 2011 que maravillo a la FIFA. México aunque se considere país emergente es socialmente estable y lo demostró en sus anteriores mundiales.

Otros posibles candidatos son Uruguay, Argentina, Australia y China que han dado algunas señales de querer llevar el futbol a su país, estos países deben pasar los nuevos estándares no escritos para otorgar la sede. Para los olímpicos ya suenan Doha, Roma, París, San Petersburgo y el siempre presente Estados Unidos, pero también ciudades de América Latina como Buenos Aires y Lima, además de metrópolis africanas como Durban, Nairobi y Casablanca.

En la década anterior había un tendencia a llevar tanto olímpicos como mundiales a lugares donde no se habían celebrado antes, para hacer realmente globales estos eventos deportivos, esto llevo a ser menos estrictos en los requerimientos, más tolerables y flexibles, pero Brasil 2014 ha cambiado esto y es muy posible que veamos los Mega-Eventos en países que ya los han realizado o bien que cumplan los ahora más estrictos estándares y requisitos de la FIFA y el COI.

No podríamos generalizar entre países desarrollados o no, México en su tiempo fue una sede olímpica y de mundial, en su momento existían también muchas dudas, principalmente de países europeos, y han sido de los mejores eventos en la historia de cada fiesta deportiva. Sudáfrica levantó también muchas dudas pero con empeño y la ayuda de la FIFA, logro buenos resultados. Canadá que podríamos entender como país “rico” ha dado los peores olímpicos, los de Montreal ‘76 o el gran descalabro en seguridad que fue Múnich ‘72

Países desarrollados o emergentes se pueden ganar el evento siempre y cuando aseguren que podrán realizarlos sin contratiempos, no habiendo estos se puede garantizar aún más una estabilidad social, o bien las sedes deberán asegurar el apoyo social antes de ser candidatas, como lo hizo Múnich para su candidatura de Juegos Olímpicos de invierno al realizar un referéndum (2011) para buscar la sede de 2018. Al perder, la ciudad propuso postularse ahora para 2022, pero los votantes (2013) decidieron que no a esta nueva propuesta.

Las futuras sedes deberán cumplir los requisitos, que serán examinados estrictamente, para que la sede elegida no tenga problemas como los que han ocurrido con Brasil y estos a su vez no generen malestar social, que gracias a las nuevas herramientas tecnologías así como las redes sociales posibilitan más y efectivas movilizaciones y organización. Mientras tanto no podemos asegurar una catástrofe social o del Mundial aunque más vale que gane Brasil el Mundial, sino el malestar sería peor. Sin embargo, podemos afirmar que Brasil 2014 será un Mega-Evento con olor a cemento y pintura fresca.

Imagen obtenida de melhorescartazes.blogspot.com

[1] Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

[2]México, Indonesia, Nigeria y Turquía

[3] aunque este ultimo esta despertando nuevamente reclamos de cambio de sede, pues el clima no ayudara a la celebración del Campeonato.

[4] México retiró su candidatura para los mundiales de 2002, 2018 y 2022. Si logra un mundial seria el primer país en tener 3 veces la sede.

 

Bibliografía

BBC Mundo (2013) Brasil: las muchas caras de las protestas a través del fútbol. BBC Mundo. Consultado 2 de julio 2013

http://www.bbc.co.uk/mundo/video_fotos/2013/07/130701_video_brasil_futbol_violencia_manifestaciones_il.shtml

BBC Mundo (2014) Curitiba podría quedar fuera del Mundial: FIFA BBC Mundo. Consultado 30 enero 2014

http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_noticias/2014/01/140121_ultnot_ultimatum_fifa_curitiba_amv.shtml

Brasil, mas que futbol (2013) Atrasos y corrupción en la construcción de los estadios para el Mundial de Brasil 2014. Consultado 18 de marzo 2013

http://brasilmasquefutbol.wordpress.com/2013/02/16/atrasos-y-presunta-corrupcion-en-la-construccion-de-los-estadios-para-el-mundial-de-brasil-2014/

Ciriza (2014) El rechazo incandescente de Brasil. El país. Consultado el 20 de abril de 2014 http://deportes.elpais.com/deportes/2014/04/20/actualidad/1398022778_861497.html

Cronista (2011) Suplemento Espacial [Brasil] Cronista.com Consultado 28 de junio 2011 http://www.cronista.com/especiales/Por-el-Mundial-2014–Brasil-flexibiliza–licitaciones-de-obras-de-infraestructura-20110623-0017.html

Cullen, A. (2013) Bavarians Reject Munich 2022 Winter Olympic Bid in Referendum. Bloomberg. Consultado el 20 de noviembre 2013. http://www.bloomberg.com/news/2013-11-11/bavarians-reject-munich-2022-winter-olympic-bid-in-referendum.html

La Republica (2011) Brasil no avanza obras para el Mundial 2014. La republica.pe Consultado el 13 de junio 2011

http://www.larepublica.pe/13-06-2011/brasil-no-avanza-obras-para-el-mundial-2014

Lissandy (2012) ¿Quién gana con los atrasos del Mundial 2014 en Brasil? BBC Mundo. Consultado el 20 abril 2012.

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/04/120416_retrasos_mundial_brasil_bd.shtml

Morgenthau, Hans J. (1986) Política entre las naciones: la lucha por el poder y la paz. 6a. ed. revisada por Kenneth W. Thompson. México: Grupo Editor Latinoamericano.

Quero (2013) El cuestionado magnate que se queda con el Maracaná. BBC Mundo. Consultado 9 de mayo de 2013

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/05/130509_brasil_eike_batista_maracana_licitacion_lav.shtml

Vanini, F. (2014) El modelo económico de los militares sobrevive en Brasil. El País. Consultado el 04 de abril de 2014 http://economia.elpais.com/economia/2014/04/03/actualidad/1396478785_713416.html

Vásquez Henríquez, A.(1991) Deporte, política y comunicación. México: Editorial Trillas.

Adrenalina 360 (2014) Preocupa al COI atraso en obras rumbo a Río 2016. Excélsior. Consultado el 7 de abril de 2014 http://www.excelsior.com.mx/adrenalina/2014/04/07/952858

Leave A Reply