Todo se decide en Siria

0

Por: Manuel Férez

Siria es, al mismo tiempo, símbolo y síntoma de una guerra regional que reformulará la composición de lo que será el Medio Oriente; es por ello que demasiadas cosas se pelean y se resuelven en dicho Estado Nación.

Has Küng recuerda que la ciudad de Damasco tiene una antigua historia de más de cuatro mil años. Mencionada por vez primera en 1470 AC al ser conquistada por el faraón Tutmés II, por esta bella ciudad han dejado su huella el Rey David, los Persas, el Imperio Seleúcida, los Romanos y los Bizantinos. Sin embargo, desde el año 634, Damasco, es primordialmente (aunque no únicamente) árabe y durante casi un siglo (661-750) los Califas Omeyas gobernaron desde ahí un gigantesco Imperio Islámico. Esa gloriosa historia ha quedado atrás y hoy somos testigos distantes de una guerra civil que ha llevado al país al borde del colapso total y una tragedia humana que está lejos de terminar.

En mis clases sobre Medio Oriente hago énfasis sobre las inmensas tensiones que experimentan los países de toda la zona y otros actores internacionales (Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña, China y Francia, entre otros) que convergen en Siria. El Catedrático Emile Hokayem, Senior Fellow del Instituto Internacional para Estudios Estratégicos, en su libro Syria’s Uprising and the Fracturing of the Levant engloba las tensiones de la zona en 5 principales:

  1. la quiebra entre el gobierno y su sociedad (deslegitimación);
  2. el enfrentamiento por el liderazgo regional entre Irán, algunos países árabes del Golfo (especialmente Arabia Saudita) y Turquía;
  3. la profundización de la división sunita/chiíta;
  4. el papel del Islam político en la construcción identitaria de los Estados Árabes y grupos musulmanes y no musulmanes y
  5. finalmente, la fractura del balance de diferentes grupos étnicos en sociedades tradicionalmente multiétnicas (el caso kurdo es el más evidente).

El impacto regional de este conflicto es ya indiscutible. Por un lado, la huida de población kurda al Gobierno Regional Kurdo de Irak tendrá repercusiones demográficas, políticas y económicas. El gran número de refugiados en Jordania amenaza la precaria estabilidad de un régimen que históricamente sobrevive a duras penas en una región despiadada. Turquía, que por mucho tiempo ha llamado a la Comunidad Internacional a intervenir en su vecino, recibe el impacto de los refugiados que buscan asilo en el sur del país. Israel reparte máscaras antigás entre su población y se prepara militarmente para un posible conflicto en su frontera norte y, finalmente, Irán se vuelve testigo de cómo su principal aliado en Medio Oriente libra una batalla existencial mientras los países del Golfo apuestan a que los grupos fundamentalistas sunitas sean los triunfadores finales.

Internacionalmente el panorama es aún más complejo con un Consejo de Seguridad paralizado por el desacuerdo fundamental entre Rusia y los Estados Unidos sobre la construcción de la legalidad (ius ad bellum, ius in bello) y legitimidad de cualquier tipo de intervención. De igual forma, poco se ha debatido sobre las consecuencias del post conflicto a corto y mediano plazo (reconstrucción del Estado, cohesión social y preservación de la identidad siria) cuestiones centrales que han inhibido una rápida participación en el conflicto por parte de actores como EE.UU. y Gran Bretaña debido al precedente sentado en Afganistán (2001) e Irak (2003).

El Presidente Putin ha dejado claro que su país sólo validará una intervención acordada en el Consejo de Seguridad y sustentada por el Derecho Internacional, mientras que el Presidente Obama se encuentra en una disyuntiva: actuar unilateralmente o negociar con Rusia, en términos de igualdad, una solución plausible.

El uso de armas químicas por parte de fuerzas gubernamentales es, por lo menos, difícil de probar de manera clara y contundente, lo que inhibe a Rusia y China de proclamar su apoyo a una intervención que, por otra parte, dañaría su espacio de influencia, presencia militar y comercial en Medio Oriente. Así mismo, el Kremlin pone sobre la mesa de debate el análisis del caso Sirio en donde se argumentaría que no sólo ha sido el Gobierno de Assad quien ha cometido crímenes de Guerra y contra la humanidad, sino también una oposición que no ha dudado en emplear métodos inhumanos durante la lucha.

El panorama para el Presidente Obama es diferente, pues ante la negativa del Parlamento Británico de apoyar al Primer Ministro David Cameron en su propuesta de intervención, sumado a la incertidumbre francesa, Washington se ve privado de dos apoyos fundamentales que lo colocan en un dilema: ¿cómo actuar en Siria sin comprometer la credibilidad de un presidente que se quería desmarcar de la herencia de la Doctrina Bush?

El analista Anshel Pfeffer plantea diferentes grados de involucramiento: El primero implica un ataque limitado a objetivos estratégicos (bases militares y aéreas, almacenes de armas químicas) sin remover a Bashar Al Assad del poder, lo que traería como consecuencia un escenario parecido al Irak post Hussein. La segunda alternativa, involucraría presencia terrestre y lo vislumbro prácticamente imposible en estos momentos, debido al gran costo militar y económico que ésta conllevaría sumado a la impopularidad entre la población estadounidense de esta intervención.

El panorama no puede parecer más difícil y desalentador: más de cien mil muertos, dos millones de refugiados, millones de desplazados internos, destrucción de la infraestructura, sitios culturales e históricos, fractura del tejido social sirio son ya el resultado de la guerra civil. En los momentos que finalizo esta reflexión se informa por los medios de comunicación que el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos ha aprobado el uso de la fuerza militar en Siria. ¿Servirá de algo esta decisión de Washington para el futuro de Siria o se exacerbará aún más la guerra?

Tomado de http://english.alarabiya.net/en/News/middle-east/2013/09/03/Obama-confident-of-getting-Congressional-support-for-Syria-strike.html

Tomado de http://english.alarabiya.net/en/News/middle-east/2013/09/03/Obama-confident-of-getting-Congressional-support-for-Syria-strike.html

 

Este artículo fue publicado en el Copernicus Journal of Political Science. Cracow University en Julio de este año. Se publica aquí con el permiso del Autor. 

Manuel Férez es especialista de Medio Oriente  y Coordinador del programa “Las Claves de Medio Oriente y el Cáucaso” en la Universidad Iberoamericana.

Imagen obtenida de www.lanacion.com.ve

Leave A Reply