Flojito y (no) cooperando: ¿por qué la ONU es el mayor perdedor de la guerra en Siria?.

0

Por: Luigi Vampa

En el conflicto sirio, sólo hay un claro perdedor hasta ahora: la ONU. Sinónimo de irrelevancia ante los ojos de Estados Unidos, Francia, y Turquía (y ni se hable de Israel), la organización internacional encargada de mantener la paz y seguridad internacionales fue rebasada hace mucho. La ONU ha sido relegada a ser el escenario de una batalla digna de la Guerra Fría.

1. La Misión de Expertos de la ONU.

Barack Obama y John Kerry son muy claros: “la ONU no nos va a decir nada que no sepamos ya”. Tienen razón. La ONU —a petición del gobierno sirio— desplegó una Misión de Expertos en Siria el pasado 19 de agosto, con el objetivo de determinar si se han utilizado o no armas químicas en el conflicto. Su mandato, sin embargo, no incluía determinar qué partes del conflicto las han utilizado. Con el ataque en los suburbios de Damasco el 21 de agosto, muchos países llamaron a esperar a los resultados de la investigación antes de tomar decisiones que involucraran el uso de la fuerza. Sin duda, es una medida que ha permitido ganar un poco de tiempo. Pero, ¿realmente importa el informe final de la Misión de Expertos? No.

El informe de la ONU es inservible. Existen dos posibilidades: la primera —altamente improbable— tendría como resultado que la Misión de Expertos concluya que no han sido utilizadas armas químicas en Siria. En caso de que éste sea el resultado, Estados Unidos seguramente desconocería los resultados del informe, argumentando que su inteligencia indica lo contrario.

La segunda posibilidad —muy probable— concluiría que sí se han usado armas químicas a lo largo del conflicto. Sin embargo, no nos dirán quién. Es un escenario perfecto para que Estados Unidos reproche a la ONU con un tajante: “I told you so”.

Finalmente, la Misión de Expertos no tiene un marco establecido para entregar resultados. Ban Ki-moon y compañía no han clarificado cuándo esperan tener los resultados. De hecho, no es descabellado que estos se publiquen una vez que Estados Unidos haya puesto en marcha una operación militar en Siria.

2. Consejo de Seguridad de la ONU.

Cierto, la ONU —y especialmente el Consejo de Seguridad— son tan poderosos como sus Estados miembros lo permitan. Estados Unidos ya dejó en claro que buscará que cualquier acción tenga sustento jurídico en el Capítulo VII del Consejo de Seguridad. Sin embargo, si no lo consiguen, seguirán adelante, argumentando que será imposible lograr un acuerdo bajo el Russian obstructionism.

Por su parte, Ban Ki-moon ha repetido, como disco rayado, que es necesario romper el impasse en el Consejo de Seguridad. Wishful thinking si en serio espera que China y, en particular Rusia, cedan sin contar con pruebas sólidas por parte de Estados Unidos. Sumando que la relación entre Estados Unidos y Rusia ha empeorado recientemente (saludos, Ed Snowden), existe un ambiente muy poco favorecedor en la ONU.

3. Intervención humanitaria.

Usar armas de destrucción en masa es terrible y los responsables de su uso deben enfrentarse a la justicia internacional. Eso es muy cierto pero, ¿cómo? Las áreas grises que dificultan aplicar el derecho internacional para sancionar han sido muy evidentes en Siria.

Después de los fracasos de la ONU en la ex Yugoslavia y Ruanda, la comunidad internacional juró “nunca más”. Más de 100,000 muertos, 2 millones de refugiados, 4.5 millones de desplazados internos en una región frágil, finalmente se cruzó la “línea roja establecida por la comunidad internacional”: el uso de armas químicas. El gobierno de David Cameron argumentó —antes de perder en la Casa de los Comunes—, que era necesario realizar una operación militar con fines humanitarios, aunque no se contara con respaldo del Consejo de Seguridad. ¿Buen argumento sentimental? Quizás. ¿Buen argumento jurídico? Definitivamente no.

Bajo el Capítulo VII de la Carta de la ONU, el Consejo de Seguridad puede autorizar el uso de la fuerza para mantener o restaurar la paz. Sin embargo, bajo la idea de intervención humanitaria, se ha argumentado que Siria tiene “responsabilidad para proteger” a su población. La doctrina citada constantemente es R2P, Responsibilty to Protect (responsabilidad para proteger). Una iniciativa abanderada por la ONU en 2005, mediante la cual los Estados son los responsables de proteger a su población de genocidio, crímenes de guerra, de lesa humanidad y de limpieza étnica. Desafortunadamente, R2P establece que el uso de fuerza colectiva para proteger a la población debe darse a través del Consejo de Seguridad. Esto nos regresa al punto dos: parece ser imposible en las condiciones actuales.

Esto nos lleva a cuestionar las dobles morales de las intervenciones humanitarias: ¿cuáles son los criterios para una intervención humanitaria? Existen otros países inmersos en trágicas guerras civiles, como la República Democrática del Congo, donde 6 millones de personas han muerto y, sin embargo, no se contempla seriamente una operación bajo los argumentos humanitarios. Entonces, ¿intervención humanitaria es cuando se alcanza una cifra? ¿Por tipo de armamento utilizado? ¿Por la región en la que está sucediendo el conflicto?

No hagas cosas buenas que parezcan malas.

A pesar de todo ello, el trabajo de la ONU en Siria es clave. La atención que a los millones de refugiados (de los cuales más de la mitad son menores de 18 años) y desplazados internos es fundamental para evitar que la crisis sea peor de lo que ya es. La mancha de la inacción burocrática y el bloqueo en el Consejo de Seguridad son un lastre para las acciones que están beneficiando a millones de personas. A 10 años de la crisis de confianza en las instituciones multilaterales por la invasión a Iraq, parece ser que no se ha aprendido nada. Es necesario que Ban Ki-moon sea más contundente ante Estados Unidos y Rusia. De lo contrario la imparcialidad, la mayor ventaja de la ONU, acabará siendo su talón de Aquiles. Una vez más.

Posdata: ¿Es cierto que Estados Unidos ya permite de nuevo la venta de papas a la francesa y pan francés?

Imagen obtenida de www.cbc.ca

Leave A Reply