¿Por qué está Ban Ki Moon en el Congo?

1

Por: Nicole Figot

El martes 23 de mayo Ban Ki Moon, Director General de las Naciones Unidas visitó la República Democrática del Congo (RDC – No confundir con la República del Congo). Con todos los conflictos, guerras, desastres y sucesos que ocurren semanalmente en el mundo, los lugares que este hombre visita son elegidos meticulosamente para mandar los mensajes necesarios a quienes están poniendo atención. Como muestra de la importancia de su visita resalta que los rebeldes M23, principales involucrados en el conflicto actual, declararon un cese al fuego para permitirle al líder de la comunidad de naciones visitar el territorio en relativa paz.

La RDC lleva años inmersa en conflicto. Entonces, ¿por qué eligió Ban Ki Moon este momento para visitar este país centroafricano?

Para intentar comprender la situación actual es necesario contar con un poco de contexto. Claro que es imposible tener una historia completa en tan pocas líneas, pero a modo muy resumido: Tras su independencia de Bélgica y varios años de crisis e intentos de consolidación política, tomó el poder con un golpe de estado el entonces líder el ejército Joseph Mobutu. Su gobierno fue una dictadura marcada por una terrible corrupción en la que ocurrían además serias violaciones a los derechos humanos; a pesar de esto obtuvo y mantuvo el apoyo de los Estados Unidos gracias a su fuerte rechazo al comunismo. Mobutu se mantuvo en el poder más de treinta años hasta que el Movimiento Alianza de las Fuerzas Democráticas para la Liberación del Congo-Zaire, liderado por Laurent D. Kabila, logró derrocarlo en 1996. Con Kabila en el poder, el país se vio envuelto en una guerra contra Ruanda y Uganda, en la que también se involucraron Angola, Zimbabwe y Namibia, además de grupos rebeldes dentro del Congo. En 2001 el Presidente fue asesinado y su hijo Joseph Kabila, quien tomó el poder, llamó a pláticas multilaterales para terminar con el conflicto. Ese mismo año la ONU llegó al Congo con una operación de mantenimiento de paz (MONUSCO por sus siglas en inglés).  Esto llevó a la firma de un tratado de paz en el que Kabila y los grupos rebeldes acordaron compartir el poder. Para junio de 2003 todos los ejércitos extranjeros, menos el ruandés, habían abandonado el Congo. Tras unas elecciones reñidas (y conflictivas) en 2006, Kabila fue elegido democráticamente como Presidente. Actualmente mantiene un bajo perfil. Su mayor preocupación es lograr la estabilidad interna, amenazada por acusaciones de corrupción en altos niveles del gobierno, los altos niveles de pobreza y inestabilidad regional.

El asunto que actualmente lleva a Ban Ki Moon al Congo se trata del grupo rebelde M23. En 2003 inició en la región de Kivu una guerra entre el ejército de la RDC y el Congreso Nacional por la Defensa del Pueblo (CNDP), liderado por Laurent Nkunda y apoyado por Ruanda (aunque éste país oficialmente lo niega), que apoya a los rebeldes porque busca obtener el control de los recursos minerales del país. Especialmente el oro y coltán, utilizado en muchos productos electrónicos, como celulares. En 2009, el CNPD firmó un acuerdo de paz con el gobierno en el cual accedió a convertirse en un partido político y unirse al ejercito nacional, a cambio de la liberación de miembros que se encontraban en prisión; pero en abril de 2012 soldados que solían pertenecer al CNPD se levantaron contra el gobierno y formaron el grupo M23, en referencia al acuerdo de paz del 23 marzo de 2009 que dicen fue violado por el gobierno. Desde entonces se han enfrentado al ejército nacional y son acusados de numerosas violaciones de derechos humanos.

En febrero de 2013 11 países africanos firmaron un acuerdo en el que se comprometen a llevar la paz a la República Democrática del Congo. A pesar de que con la firma de este acuerdo se logró una tregua, los rebeldes no fueron convocados a la firma del mismo. Desafortunadamente, la semana pasada se reanudaron los enfrentamientos. Tan sólo la semana pasada murieron más de 25 personas a causa del mismo. El Secretario General de la ONU se encuentra entonces en el Congo para recordar a los países signatarios del compromiso que hicieron, y en especial para solicitar a Ruanda que se comprometa seriamente a lograr la estabilidad en la región.

En el contexto de la visita de Ban Ki Moon, el Banco Mundial anunció un paquete de ayuda de mil millones de dólares para el Congo y sus países vecinos, que estará destinado a proyectos de salud, educación, comercio regional y una planta hidroeléctrica. Se anunció también que la MONUSCO, con sede en Kinshasa, recibirá asimismo a una fuerza extra de 3 mil hombres que se unirán a la brigada existente de casi 20 mil, encargada de mantener la paz. Estos nuevos integrantes tendrán la misión de intervenir junto al ejército congoleño en algunas de las misiones en contra de los grupos rebeldes.

Resulta simplista entonces definir al conflicto en Congo-Kinshasa como guerra civil. En realidad son muchos los actores involucrados en el conflicto. Empezando por Ruanda que apoya a los rebeldes, están también Burundi, Tanzania, y Zambia, que albergan más de 45,000 refugiados de la RDC. Burundi y Uganda, apoyan también a los grupos rebeldes y son los principales implicados, junto con Ruanda, en el tráfico ilícito de diamantes, coltán y cobalto, en su afán por controlar los recursos minerales del territorio. Asimismo, grupos rebeldes provenientes de estos países buscan refugio y control de recursos naturales en el Congo. Además están presentes la Misión de las Naciones Unidas y la Unión Europea que en 2003 aprobó el desligue de la operación Artemio para iniciar misiones de estabilización en la región de Ituri y que apoya a la MONUSCO. Finalmente, no se puede olvidar la participación importante de empresas extranjeras que tienen intereses en los recursos minerales de la nación centroafricana.

Esta variedad de intereses, y los conflictos que resultan de los mismos, no facilitan el entendimiento de la situación dentro del país, y mucho menos su solución. Razón por la cual es importante que el Secretario General de la ONU, encargado de procurar la estabilidad y la paz entre la comunidad de naciones, llame la atención a este conflicto que amenaza diariamente la vida de cientos de miles de personas. Tomando en cuenta la volatilidad de la región y los diversos conflictos que ahí se desarrollan, se considera que la ONU y su misión de mantenimiento de paz, desempeña un papel fundamental en el tratamiento de la seguridad y estabilidad tanto de República Democrática del Congo, como de la región en su conjunto.

Porque no debemos olvidar que lo más importante en estas circunstancias es lo que le pasa a la gente común, a los ciudadanos cuyas vidas se ven frenadas por la violencia, que tienen que huir y dejar todo atrás porque temen por su vida. Miles de congoleños, que ya vivían en campamentos, desplazados por la violencia, han tenido que huir de esos refugios y se encuentran de nuevo desprotegidos y viven diariamente con miedo de ser atacados. La República Democrática del Congo es otro ejemplo más de un país en donde a pesar de la enorme riqueza natural que tiene, a causa de la codicia de sus gobernantes, la mayoría de la gente vive en condiciones de pobreza.

Notas:

1) La MONUSCO se considera como la misión más grande y más costosa de las Naciones Unidas. El mandato de la MONUC se estructura en cuatro fases: 1) el fortalecimiento de la instrumentación del acuerdo de cese al fuego; 2) monitoreo e informes sobre la violación a dicho acuerdo a través de canales apropiados; 3) establecer centros para el proceso de desarme, desmovilización y reintegración; y 4) facilitar la transición hacia la organización de elecciones.

2) Cabe mencionar que la posición de México en éste, como en la mayoría de los conflictos del tipo, es apoyar los esfuerzos para promover la paz y la estabilidad y condenar la violencia. Por ello, apoya el envío de tropas de mantenimiento de la paz, conocidos coloquialmente como “cascos azules”, pero ningún mexicano participa en este esfuerzo porque la ideología nacional de no intervención significa que México no puede participar en las Operaciones de Mantenimiento de Paz. Pero eso sí, condena la violencia, promueve los derechos humanos y la reconciliación nacional y el desarme.

Imagen obtenida de www.washingtonpost.com

Discussion1 comentario

  1. Se ve que hiciste la tarea y estudiaste, pero que superficialidad e inocencia… Miope conclusión y análisis del problema

Leave A Reply