Ritual de lo Habitual en Corea del Norte

0

Por: Jon Paul Mathias Sigg

A pesar del elevado nivel de hostilidad que ha mostrado el gobierno de Corea del Norte en su retórica, no hay que olvidar que este tipo de amenazas constituyen el modus operandi de la política exterior norcoreana. Lo relevante es el contexto en el que se llevan a cabo dichas acciones, tanto a nivel interno como externo, y los antecedentes de estos sucesos; para poder comprender los objetivos que busca lograr dicho régimen.

Amenazas históricas

El pasado 30 de marzo el gobierno de norcoreano declaró que había entrado en un “estado de guerra” con Corea del Sur tras una serie de declaraciones agresivas en contra de sus enemigos. Aunque el discurso suene bastante beligerante, ambos Estados han permanecido en un “estado de guerra” desde que firmaron un acuerdo de armisticio en 1953; tras el cese al fuego de la Guerra de Corea. En teoría, dicha guerra no ha terminado, por lo tanto no es inusual que la República Popular Democrática de Corea (RPDC) recurra al uso de este tipo de lenguaje para legitimarse

No es la primera vez que escala el discurso del gobierno de la RPDC ante ciertas coyunturas. El 3 de octubre del 2006 la RPDC anunció que detonaría una bomba nuclear y 6 días después, el 9 de octubre, ejecutó su amenaza, aunque falló en el intento. A pesar de la sorpresa e indignación que causó dicho acto a nivel internacional, no hubo acciones consecuentes por parte del régimen y sólo un sin fin de amenazas hacia Corea del Sur y Estados Unidos con tal de negociar cara a cara con ambos Estados. Poco después, el entonces presidente de la RPDC, Kim Jong-Il, pidió disculpas por el intento de detonación y expresó su deseo de retomar negociaciones con la ONU y los cinco Estados involucrados en las negociaciones de desarme (China, Corea del Sur, Japón, Estados Unidos y Rusia).

Casi tres años más tarde, el 25 de mayo del 2009 la RPDC detona su primera bomba nuclear de manera exitosa. Hubo pocas amenazas de que se llevaría a cabo una detonación. Estados Unidos y China fueron notificados apenas una hora antes de la prueba. En general, el discurso hacia el exterior no fue tan contundente como en el primer intento. En este caso se debe tomar en cuenta el contexto interno para comprender las intenciones del régimen. En el verano del 2008 Kim Jong-Il sufre un ataque cerebrovascular y pone en crisis el liderazgo del país, puesto que su hijo y actual presidente Kim Jong-un, tenía apenas 26 años de edad y poca experiencia dentro de la política norcoreana. Ante tal incertidumbre era necesario mostrar la unidad interna y fortaleza del régimen a través de un ensayo nuclear.

Aislamiento y belicosidad

Ambos hechos muestran la complejidad de la decisiones tomadas por este Estado. Los mensajes y acciones hostiles van dirigidas tanto a una audiencia internacional como a una nacional. A falta de poder económico externo y con una estructura política, económica y social basada en el militarismo, debe recurrir al uso de lenguaje y acciones hostiles para consolidar su poder y posicionarse en la arena internacional.

Para comprender el nivel de militarización en el país, se debe tomar en cuenta que la RPDC tiene el quinto ejército activo más grande del mundo, detrás de China, Estados Unidos, India y Rusia. Sin embargo, tiene una población de apenas 24 millones de habitantes, comparable a la de Ghana. Además del tamaño de su ejército activo, todos los habitantes masculinos deben cumplir con un mínimo de diez años de servicio militar; lo cual eleva el número total de personal militar a casi 10 millones de personas.

Con el ejército en el nexo de poder y presente en todas las esferas de vida política, económica y social del país; el régimen no tiene otra opción más que actuar de manera bélica para lograr sus objetivos. Además, el uso de fuerza y la demostración de poder son las maneras de hacer política dentro del régimen debido a su estructura sumamente jerárquica.

Líder nuevo, viejas prácticas

El 17 de diciembre del 2011 muere el entonces presidente de la RPDC, Kim Jong-Il, de un ataque cardiaco. Kim Jong-Il había permanecido en el poder desde la muerte de su padre y fundador de la RPDC, Kim Il-sung, en 1994. Durante su mandato hubo una serie de cambios en la estructura del régimen debido a la coyuntura nacional e internacional. En reacción al fin de la URRS y a falta de aliados fuertes, el gobierno de Kim Jong-Il adopta una nueva ideología denominada Juche; la cual se basa en la autosuficiencia y el dominio sobre los alrededores. Básicamente surge a partir de la necesidad de sobrevivir sin la ayuda de un aliado como la URRS. Con esta base ideológica, la RPDC cimentó su economía en la producción interna de bienes y en la ayuda humanitaria que recibía del exterior.

Junto con el desarrollo de la ideología Juche, la manera de hacer política exterior también cambió. Las amenazas empezaron a ser cada vez más agudas y con mayor determinación. El inicio del programa nuclear norcoreano estableció un parte aguas en la política exterior del país, tanto en la manera en que buscaría cumplir sus logros como en su afán de sobrevivir.

Tras la muerte de su padre, este es el escenario que ha heredado el líder joven Kim Jong-un. Al inicio de su actual gestión no hubo grandes movimientos visibles dentro del régimen y parecía que se trataría de una transición relativamente tranquila. Sin embargo, a un año de la muerte de Kim Jong-Il, la RPDC lanza su primer misil satelital el 12 diciembre del año pasado. Este suceso se puede ver como el inicio de una serie de acciones y amenazas que se han ido acumulando hasta llegar a la crisis actual. Es probable que Kim Jong-un esté en proceso de consolidar su poder al interior del régimen, por lo que este tipo de operaciones son necesarias para obtener el apoyo del ejército. Su edad es otro factor importante, pues tiene poca experiencia como líder y necesita mostrar su capacidad a partir de decisiones riesgosas y de gran alcance mediático. Por último, ante los cambios de liderazgo en Corea del Sur, China y Japón, así como las elecciones federales en Estados Unidos; es probable que el régimen esté buscando probar los nuevos gobiernos y colocarse en una buena posición si decide volver a la mesa de negociación.

La excepción

Cuando un país amenaza a otro con un ataque de cualquier naturaleza, esto generalmente causa pánico entre la población y la comunidad internacional. Sin embargo para cada regla hay una excepción, y en este caso la excepción es Corea del Norte. Lo que esta por verse son lo objetivos a corto y mediano plazo que busca obtener el régimen de este país, ya que a largo plazo su meta es sencilla: la supervivencia.

Imagen obtenida de lamula.pe

Leave A Reply