Scouts por la igualdad

0

Por: Amanda Rodríguez

“Los Boy Scouts of America respetan los derechos de las personas y grupos cuyos valores difieren de aquellos incluidos en el Juramento y la Ley Scout”.[1] Esta es la insignia de los Boy Scouts of America (BSA), organización fundada hace 103 años en Estados Unidos y que desde 1960 cuenta con más de 4 millones de miembros.

Actualmente, la organización está atravesando una de sus mayores debates: la aceptación de miembros homosexuales en sus tropas. El pasado 28 de enero, el Consejo Nacional de los BSA se reunió en Dallas para evaluar esta propuesta. Hasta ahora, la organización había sido muy clara al respecto: dentro de los Boy Scouts no hay cabida para personas homosexuales.

El posible cambio en su política no viene sin un escándalo detrás. Hace siete meses se dieron a conocer documentos con los nombres de supuestos pederastas que perpetraron abusos dentro de la organización. A raíz de esta situación surgieron peticiones, encabezadas por Zach Wahls, miembro de los scouts y fundador de Scouts por la Igualdad, para frenar las subvenciones a la organización. El resultado fue el retiro de éstas por parte de Intel y UPS, patrocinadores oficiales de la organización.

Por otro lado, a través de la plataforma change.org se han lanzado 9 campañas a nivel nacional y 50 a nivel local para cambiar la política antigay, consiguiendo el apoyo de más de un millón de firmas. Por cada firma que se recibe a una campaña, se manda un correo electrónico a los Boy Scouts. Shareeza Bhola, Directora de Comunicaciones de change.org, explica que más de 1.4 millones de personas han firmado estas peticiones alegando que “la discriminación daña a todos los miembros del movimiento scouting”.

El concepto de igualdad entre las personas no es una novedad. Sin embargo, la igualdad no ha sido para todos. A lo largo de la historia y alrededor del mundo, situaciones de desigualdad han sido la pauta para grandes movimientos sociales. Desde el movimiento obrero y el movimiento por el sufragio femenino a finales del siglo XIX y principios del XX hasta el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos. Los cambios en la percepción de la sociedad han llevado a diferentes grupos a luchar por reconocimiento público y acceso a oportunidades antes negadas.

A pesar de que los movimientos a favor de los derechos de la comunidad lésbico-gay-bisexual-transexual (LGBT) no son recientes (recordemos la elección de Harvey Milk en 1977 como miembro de la Junta de Supervisores de San Francisco, CA, siendo el primer hombre abiertamente homosexual electo para un cargo público en Estados Unidos) siguen quedando rastros de discriminación en el país.

De pasar la reforma a los estatutos de los BSA, a partir de junio quedará en manos de las tropas locales y los grupos religiosos patrocinados por la organización la decisión de admitir o no a miembros y líderes gays. Esto dará la oportunidad a los scouts aspirantes a decidir qué grupo se amolda a sus convicciones y unirse a él.

Por el momento, además de la presión social a la organización a través de campañas en Internet y la exposición ante medios de comunicación, los Boy Scouts of America han perdido muchas subvenciones y colaboradores en los últimos meses, entre ellos, 50 grupos de voluntarios de United Way.  En un contexto de rápidos y constantes cambios en la sociedad, sólo queda esperar la resolución que se dará a conocer el 6 de febrero. Sin duda el resultado significará un parte aguas en una de las organizaciones más tradicionales de Estados Unidos y con mayor influencia en la formación de valores en la juventud estadounidense.

ACTUALIZACIÓN. La votación se ha pospuesto hasta mayo de este año, cuando se reanudarán los debates y se tomará una decisión definitiva.

Imagen obtenida de foxnews.com

Fuentes:

Carolina García. 2013. “Los Scouts de América ante un cambio histórico”. El País, 4 de Febrero, sección Sociedad. http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/02/04/actualidad/1359999236_363345.html

Leave A Reply