Los retos de la comunidad copta ante el panorama actual en Egipto

0

Por: Javier Díaz Pinelo

El domingo 4 de noviembre de 2012 fue electo Tawardos II como nuevo papa de la Iglesia copta en Egipto. Este suceso se ha dado en un contexto difícil tanto para esta comunidad cristiana como para el país en general. A menos de dos años de que estallaran las protestas en El Cairo y de la caída del gobierno de Hosni Mubarak, la incertidumbre está latente en una sociedad egipcia que todavía lucha por adaptarse a los cambios desencadenados por la primavera árabe.

Estos momentos han sido especialmente inquietantes para la minoría copta, ya que la entrada en funciones de un gobierno de tendencia islamista ha generado una sensación de vulnerabilidad en esta población frente a la mayoría musulmana. ¿Cuáles son los retos que enfrenta la comunidad copta bajo estas condiciones? ¿Cómo abordará el gobierno los problemas relacionados con esta parte de su población? ¿Qué papel jugará la Iglesia Copta en la integración de la sociedad egipcia post-revolucionaria? Este artículo intentará esclarecer de manera muy general el panorama al respecto.

Los coptos son una de las comunidades cristianas más antiguas del mundo. Actualmente son la minoría cristiana más grande de Medio Oriente, componiendo aproximadamente un 10% de la población de Egipto. A pesar de que aparentemente musulmanes y cristianos han vivido en armonía en este país, desde hace más de treinta años ha habido marcadas tensiones sectarias.

Durante el gobierno de Mubarak, la población copta se quejaba de discriminación sistemática por parte del Estado. Aunque el papa anterior, Shenouda III, tenía buenas relaciones con Mubarak, e incluso en el momento de las protestas, llamó a los cristianos a no manifestarse, la política del régimen hacia los coptos consistía en mantener las tensiones religiosas con el fin de tener bajo control a ambas poblaciones, ignorando los enfrentamientos esporádicos y las demandas de los cristianos de más garantías legales.

Actualmente las principales preocupaciones de la comunidad copta giran en torno a tres aspectos: el aumento en la violencia sectaria tras la revolución, el dominio islámico de la política y la adaptación de la Iglesia a las nuevas realidades.

La violencia sectaria ha aumentado dramáticamente después de la salida de Mubarak del poder. Grupos fundamentalistas islámicos como los Salafistas han atacado iglesias y a sus asistentes, lo cuál ha desencadenado mayores enfrentamientos, así como protestas para que el gobierno, o anteriormente el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, garantizara la seguridad de los coptos. Uno de los incidentes más violentos de estos años fue en octubre de 2011, cuando veinticuatro cristianos fueron asesinados por las fuerzas armadas durante una protesta en El Cairo debido a la destrucción de una iglesia en Asuán. Sin embargo, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas se deslindó de cualquier responsabilidad, lo cuál generó indignación por parte de la comunidad cristiana en Egipto y escepticismo sobre si el nuevo gobierno será capaz de proteger a esta comunidad de futuras agresiones.

El famoso video que apareció en Internet en septiembre de este año, que ridiculizaba la imagen del profeta Mahoma y del Islam, también aumentó la violencia hacia la comunidad copta, No obstante que la Iglesia copta manifestó su repudio hacia el video e incluso hubo manifestaciones frente a la catedral por parte de esta comunidad rechazando los insultos hacia la fe musulmana.  Las autoridades norteamericanas identificaron como productor del video a  Nakoula Basseley Nakoula, quien es de origen copto, por lo que aumentaron los ataques a iglesias y a la población.

De acuerdo con Mourad Mohamed Aly, vocero del Partido de la Libertad y la Justicia (PLJ), actualmente en el poder en Egipto, estos acontecimientos son síntomas de la ausencia de democracia que había en el país y de la exclusión y discriminación por parte del régimen anterior hacia grupos tanto cristianos como musulmanes (1). Sin embargo, el gobierno todavía no ha implementado una política consistente respecto a estos incidentes.

 A lo largo de los años, las principales inquietudes de los coptos a nivel político han sido la falta de representación y de posiciones en el aparato gubernamental, y particularmente, las restricciones legales y burocráticas a la construcción y restauración de sus templos. Tras la elección del PLJ, la nueva cuestión que aqueja a los cristianos es que la incorporación de la sharia, o ley islámica a la nueva constitución, así como los cambios que haya en ésta con respecto a la anterior, puedan limitar sus libertades o dejarlos desprotegidos frente a la mayoría musulmana.

La salida del poder de Mubarak y el triunfo de los movimientos en febrero de 2011 dieron mayor esperanza a los coptos. Este grupo promovía principalmente un gobierno más liberal y secular con una ciudadanía basada en el nacionalismo y la igualdad, por lo que en el momento de las elecciones, votaron por partidos con estas tendencias, que en general eran más afines a las políticas del régimen anterior. En las elecciones presidenciales apoyaron al opositor de Mohamed Mursi, Ahmed Shafiq, último primer ministro de Hosni Mubarak. Por desgracia para ellos, la abrumadora mayoría musulmana optó por la opción islamista, generándoles mayor incertidumbre.

De acuerdo con la activista copta Mona Makram Ebeid, tanto el  Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas como la mayoría musulmana continuaron con los hábitos del antiguo régimen de exclusión y marginación tanto en el parlamento como en la asamblea constituyente, y a la minoría cristiana se le negaron nominaciones para varias posiciones políticas en la transición (2).

En cuanto a la Iglesia, todavía está por definirse qué tanto influirá en el nuevo orden egipcio. El nuevo papa, que tomará las riendas el 18 de noviembre, ha dado a entender que se mantendrá al margen de la política y se enfocará en los asuntos internos de la institución religiosa, aunque buscará canales para integrar más a cristianos y a musulmanes. Activistas e intelectuales coptos están contentos con este distanciamiento, pues dejar a la religión en segundo plano puede considerarse como un mensaje para el gobierno de rechazo a un Estado religioso. A pesar de esto, el papa ha dicho que intervendrá en defensa de su comunidad en caso de que los derechos de los cristianos sean violados. La ley egipcia actual otorga a la Iglesia competencia para gobernar ciertos aspectos de la vida de la comunidad, particularmente en términos civiles como los matrimonios y divorcios, por lo que también está por verse lo que la nueva legislación vaya a plantear al respecto. Mientras tanto, se ha hecho latente la necesidad de reformas dentro de la institución, que es bastante conservadora en esos rubros.

El discurso del Dr. Mursi desde su campaña ha sido moderado y comprometido con una democracia multipartidista que garantice la libertad religiosa y los derechos de las minorías, impulsando la integración de toda la sociedad egipcia. Ha repetido en diversas ocasiones, tanto internamente como en foros internacionales, que gobernará para todos los egipcios.  Mursi incluso declaró en junio de 2012 que nombraría a un vicepresidente cristiano (3), lo cual hasta el momento no ha sucedido. También dentro del RLJ, los coptos han jugado un papel importante, con el académico copto Rafiq Habib como vicepresidente y con casi cien cristianos dentro de sus miembros fundadores.

A simple vista esto parece un escenario prometedor para la comunidad copta, sin embargo, teniendo tantos problemas encima, ¿la minoría cristiana será una de las prioridades del nuevo gobierno egipcio? Mursi recibió un Egipto con altos índices de desempleo y pobreza, corrupción heredada de un régimen longevo, una economía debilitada por la inestabilidad, y problemas de seguridad interna, además de las tensiones políticas y religiosas ya mencionadas. Aunado a esto, ha tenido que enfrentar la atribulada y polémica creación de una nueva constitución que pone en juego el papel del Islam dentro de la conformación del Estado.

Con expectativas tan altas generadas por la euforia de la llegada de la democracia, parece poco realista que haya soluciones a corto plazo para todos estos problemas, por lo que la comunidad copta tendrá que esperar para poder ver políticas más concretas de integración. Ya se ha presentado un borrador de lo que puede ser la próxima constitución egipcia, en el que los cambios principalmente se refieren a la forma y estructura del gobierno, pero no se ha llegado a un acuerdo respecto a la influencia del Islam y la sharia en el documento. Lo más probable es que en el aspecto religioso se conserve la misma línea de la constitución anterior, para mantener contentas a las facciones laicas y religiosas de la asamblea constituyente, pero todavía está pendiente la redacción de un texto final y su aprobación en un referéndum por parte de la población.

En conclusión, a pesar de que este año se ha ido estabilizando la situación en Egipto, el proceso para la verdadera consolidación de un Estado democrático e incluyente en el que estén garantizados los derechos de todos los ciudadanos, especialmente de las minorías, apenas se está cimentando. El reto del gobierno es aminorar las tensiones y los problemas inmediatos y al mismo tiempo buscar políticas que aborden los problemas de fondo y que permitan a largo plazo que el discurso con el que entraron al poder se ponga en práctica.

Fuentes:

“AI exige a Egipto frenar abusos policiales y militares.” El Universal, 2 de Octubre de 2012. http://www.eluniversal.com.mx/notas/874074.html

“Egypt’s Christians worried by Islamist surge.” U.S. Copts Association. 5 de diciembre de 2011. http://www.copts.com/english/?p=2996

“Egypt’s new president to pick woman, Christian VPs.” CNN International, 27 de junio de 2012. http://edition.cnn.com/2012/06/26/world/meast/egypt-politics/index.html

“Presentan borrador de nueva Constitución en Egipto.”  El Universal. 10 de octubre de 2012.  http://www.eluniversal.com.mx/notas/875847.html

“What role can Copts play in a changing Egypt?” En Inside Story, Al Jazeera English,  5 de noviembre de 2012. http://www.aljazeera.com/programmes/insidestory/2012/11/2012115901620362.html

Bayat, Asef, “Egypt’s sectarian playing field.” Al Jazeera English, 5 de junio de 2011. http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2011/06/201163904835903.html

Fahim, Kareem, “Fatal Bomb Hits a Church in Egypt”, The New York Times, 1 de enero de 2011. http://www.nytimes.com/2011/01/02/world/middleeast/02egypt.html

González, Ricard, “La redacción de la nueva Constitución tensa la escena política egipcia”, El País, 1 de noviembre de 2012. http://internacional.elpais.com/internacional/2012/11/01/actualidad/1351770674_741159.html

Khalil, Shaimaa, “Egypt: President Mursi’s 100 days in power”, BBC News, 9 de octubre de 2012. http://www.bbc.co.uk/news/world-middle-east-19882135

Kirkpatrick, David D. “Coptic Church Chooses Pope Who Rejects Political Role.” The New York Times,  4 de noviembre de 2012. http://www.nytimes.com/2012/11/05/world/middleeast/coptic-church-chooses-pope-who-rejects-politics.html?pagewanted=all&_r=1&

Michael, Maggie, “Egypt: Coptic Christians See Sectarian Violence.” The Huffington Post, 10 de octubre de 2011. http://www.huffingtonpost.com/2011/10/10/egypt-coptic-christians_n_1004320.html

Sennott, Charles M. “Coptic Christians remain in eye of the storm as protests subside” Global Post, 17 de septiembre de 2012. http://www.globalpost.com/dispatches/globalpost-blogs/groundtruth/coptic-christians-middle-east-protests

Shehata, Said, “The Misery of Cops in Egypt.” Ahram Online, 2 de octubre de 2012. http://english.ahram.org.eg/NewsContentP/4/54512/Opinion/The-misery-of-Copts-in-Egypt–.aspx

Shukri, Muhammad, “Mursi faces challenge to bring Egypt’s Copts on side”, BBC News, 1 de julio de 2012. http://www.bbc.co.uk/news/world-middle-east-18634891

Shukri, Muhammad, “The challenges facing Egypt’s new president”, BBC News, 25 de junio de 2012.  http://www.bbc.co.uk/news/world-middle-east-18582746

Leave A Reply