Tercer y último debate presidencial

0

Los candidatos, hasta antes de este tercer y último debate, se encontraban empatados cada uno con 47 por ciento de la intención de voto de acuerdo a un sondeo publicado el domingo 21 de octubre[1], los mismos encuestadores habían publicado sondeos previos a los debates presidenciales donde presidente Obama tenía una ligera ventaja de 49% a 46% frente al candidato republicano, Romney.

Sin embargo, tras el primer debate las distancias se estrecharon al ser considerado Romney como ganador de dicho ejercicio. Al presidente Obama se le vio no estar lo suficientemente preparado algunos comentaristas dijeron que sus habilidades de debatir se encontraban oxidadas después de cuatro años sin debatir, no obstante, debió de haberse preparado y no haber menospreciado a su rival[2]. Durante dicho debate se discutió principalemente de temas económicos, lo cual mantuvo al presidente Obama a la defensiva y asediado sobre los datos que mostraba Romney sobre desempleo[3].

En el segundo debate con un formato diferente, de preguntas abiertas al público, la opinión pública otorgó la victoria a Obama, sin embargo, su porcentaje no volvió a su punto de origen y el del candidato Romney siguió creciendo hasta situarse en un empate técnico con Obama. Los temas que se discutieron en este debate fueron de especial interés, tales como el ataque al consulado en Libia, el tema de inmigración y sobre todo se dieron a relucir anécdotas personales con lo que el presidente Obama reparó los daños del primer encuentro con el candidato Romney y llegó con temas mucho mejor preparados[4].

Ayer presenciamos el último debate presidencial el cual incluyó los temas sobre Medio Oriente, principalmente las revueltas árabes y las consecuencias de éstas; la inquietud por la expansión nuclear de Irán; las preocupaciones de seguridad en Afghanistan y Pakistán, así como la postura de Estados Unidos frente a un aumento del papel de China en la arena internacional. También se discutieron los principales temas económicos que fueron abordados en anteriores debates respecto a la creación de empleos, el aumento y/o disminución del presupuesto militar y con ello las dificultades económicas que han sufrido los Estados Unidos tras la crisis del 2008.

Romney se mantuvo bajo el discurso republicano de aumentar el presupuesto militar, eliminando y recortando presupuesto discrecional, rebajando los gastos de temas que no son considerados importantes para los Estados Unidos bajo la visión del candidato republicano. Mientras Obama insistió en no disminuir el presupuesto pero tampoco aumentarlo, sino mantenerlo para “balancear el presupuesto”.

En el debate se sintió menos tensión en comparación con los debates anteriores, donde en el primero vimos a un Romney preparado y decidido a ganar la candidatura y en el segundo a un Obama defendiendo sus posturas y reformas ya establecidas con gran aliento. Fue un debate dinámico y concreto en el que a pesar de que no hubo grandes errores, hubo grandes omisiones como fue la cuestión de América Latina que apenas tuvo mención por parte del gobernador Romney. Esto pudo deberse a la elección de los temas dentro del formato del debate y la decisión del moderador de no acercarse a la cuestión latinoamericana.

A escazas dos semanas de las elecciones y a pesar de que se aprecia un panorama electoral muy reñido, éste último debate quizás defina la postura de algunos de los votantes indecisos (5% del padrón electoral). A partir de hoy los candidatos emprenderán movilizaciones que les hagan conseguir votos en los nueve estados que aún se encuentran indecisos (New Hampshire, Carolina del Norte, Ohio, Iowa, Florida, Virginia, Nevada, Colorado y la inclusión de Wisconsin[5]) en estos utilizarán toda la energía que les queda para darle fin a la carrera electoral. Sin embargo, es importante descatar que en el sistema de Estados Unidos el voto popular no es tan importante como el voto del Colegio Electoral que es el que finalmente define la elección y en el cual el presidente Obama tiene 31 votos delante del candidato Romney, 237 votos electorales a 206, respectivamente[6]

Leave A Reply