Venezuela: ¿continuidad, democracia y desarrollo?

0

Por: Armando Guevara

Después de un proceso electoral lleno de ataques y descalificaciones mutuas, la jornada electoral en Venezuela ha sido un éxito democrático. Con una participación de 81% del padrón electoral, el Presidente Hugo Chávez ha ganado los comicios electorales obteniendo un 54.4% de los votos frente al 44.9% del líder de la oposición Henrique Capriles (según los primeros datos hechos públicos por el Consejo Nacional Electoral  con el 90% de los sufragios escrutados).

Hemos sido testigos de cómo un número importante de electores, que desde muy temprano, salieron a emitir su voto con la esperanza de  continuidad, o bien, de cambio de régimen político. Ya conocidos los resultados de la contienda electoral, Capriles reconoció de manera democrática y pacífica los resultados de las elecciones, admitiendo su derrota y felicitando al candidato ganador: “Quiero felicitar al presidente de la república y le quiero decir que ojalá lea con grandeza la expresión de nuestro pueblo el día de hoy. Hay un país que tiene dos visiones y ser un buen presidente es trabajar por todos los venezolanos”.

Por otra parte, Hugo Chávez, al inicio de su ponencia frente a una gran multitud en el Balcón del Pueblo en el Palacio de Miraflores, felicitó a la oposición por haber reconocido los resultados aludiendo que este es un inicio para la reconciliación del país: “Es un paso muy importante en la construcción de la paz en Venezuela, de la convivencia de todos nosotros, por eso comienzo enviándoles este saludo y extendiéndoles estas dos manos y este corazón porque somos hermanos en la patria de Bolívar”. (CNN transmisión en vivo).

Pero este triunfo se ha desarrollado  en una Venezuela más polarizada, con aciertos y errores durante su mandato. La creciente identificación de la población con la oposición (poco más de 6 millones de personas en la elección presidencial) es un rasgo característico de la exigencia y necesidad de un cambio en el país. Por otro lado, existe un respaldo importante de las clases bajas a Hugo Chávez, que se puede relacionar  con un número importante de beneficios sociales que han recibido durante la gestión del mandatario.

Estados Unidos y diversos países de la comunidad internacional han sido grandes críticos de la gestión chavista, principalmente por las políticas nacionalistas y proteccionistas que ha adoptado Venezuela. La nacionalización de PDVSA (Petróleos venezolanos)  o la expropiación de las telecomunicaciones, han sido políticas económicas criticadas principalmente por el sector internacional privado. Con el objetivo de deteriorar la imagen de Hugo Chávez,  argumentan que este tipo de políticas económicas son contrarias al progreso y el desarrollo. 

Sin embargo, Venezuela no tiene un bajo crecimiento económico. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el 2011 creció un 4.2% del PIB, en comparacióncon México que creció un 4.0%. En lo que va del 2012 Venezuela ha tenido un crecimiento del 5.6% en el primer trimestre de este año, a diferencia de México, donde el crecimiento es del  4.1%.

Otro indicador como lo es el Coeficiente de Gini (que mide hasta qué punto la distribución del ingreso o, en algunos casos, el gasto de consumo entre individuos u hogares dentro de una economía, se aleja de una distribución perfectamente equitativa), nos arroja datos importantes: En 2010 el Banco Interamericano de Desarrollo BID reporta que el Coeficiente de Gini para Venezuela es del 0.39%, mientras que para México fue del 0.52% en el mismo año.

La brecha de desigualdad reducida en Venezuela,  se puede adjudicar a los programas  sociales que Chávez ha implementado en los ámbitos de salud, vivienda y transporte. El reportero Robert Plummer menciona, que “los venezolanos pobres se han beneficiado de la riqueza petrolera, y  que cada venezolano tiene ahora un trozo más igualitario del pastel”. De igual forma, Un estudio del diario británico The Guardian, menciona que el analfabetismo y los índices de la pobreza han caído, pero la inseguridad y la inflación han incrementado.

Venezuela presenta la mayor inflación de toda América latina con 27.9%, en tanto que México presenta una inflación de 4.6%. Con lo anterior, se puede decir que aunque el desarrollo económico y social ha tenido un impacto importante en dicho Estado, los costos y administración financiera no han tenido tan buenos resultados. Se tendrá que estudiar y revisar de qué manera se controlarán estas volatilidades en el valor de su moneda para que a mediano y largo plazo no acaben afectando a la mayor parte de la sociedad que hasta ahora ha sido beneficiada.

Otro punto de la agenda nacional venezolana al que se le tendrá que poner especial atención, es  la inseguridad  padecida  durante el año 2011. Siendo Venezuela uno de los países más violentos del mundo según las Naciones Unidas, hubo cerca de 19,000 homicidios. Lo anterior actuó como uno de los factores determinantes para que aquellos ciudadanos que habían votado por Chávez en las elecciones pasadas, esta vez cambiaran sus preferencias electorales y quisieran darle una oportunidad a Capriles.

Con los datos mencionados anteriormente quedan diversas interrogantes: ¿Es verdad que la actuación de Hugo Chávez ha sido contraproducente económicamente para Venezuela? ¿Se le puede considerar un “dictador” si ha ganado democráticamente todas las elecciones, y en esta ocasión con un gran porcentaje de participación ciudadana? ¿Esta reelección significa una catástrofe nacional para los venezolanos?

Aunque indudablemente la alternancia política beneficia los procesos democráticos y sociales en cualquier país, también se debe reconocer (a diferencia de lo que la mayoría de los medios de comunicación masivos afirman) que en términos económicos, Venezuela ha tenido un desempeño ejemplar para combatir la pobreza y la desigualdad, problemas característicos de las naciones latinoamericanas.  No obstante, el crecimiento de conflictos sociales como la inseguridad, hablan de focos rojos que indican que hay algo que no se está solucionando y administrando de la mejor manera: los programas sociales si bien han sido un paliativo, no han sido por completo la respuesta a las necesidades de los venezolanos.

Finalmente y en términos democráticos podemos señalar que, aunque esta tercera elección de Hugo Chávez puede ser vista como un retroceso de alternancia democrática, la jornada electoral no presentó  ningún incidente importante donde se pudiera argumentar algún tipo de fraude. A pesar de ser un presidente mediático, la gente emitió su voto y se respetó la voluntad del electorado.  Por ello, el pueblo venezolano propiamente el 54.4% creen y están convencidos que el proyecto de Chávez es el la mejor opción para ellos.

Imagen obtenida de venezuelaaldia.com

Leave A Reply