UNESCO: entre el discurso y la realidad

0

Por: Arie Romano

“Y si todo tránsito es un cambio, no todo cambio es tránsito”[1]

P. Freire

 

El objetivo de este artículo es identificar los cambios que se han dado a diferentes niveles dentro de la agencia especializada de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Una vez identificados los niveles, se analizarán tanto las causas como los efectos de dichos cambios ambos, al interior y al exterior del Organismo Internacional Intergubernamental (OII). Por último, a través de un ejemplo se buscará esclarecer la discrepancia que existe entre la vivencia de sucesos internacionales desde la perspectiva interna de la UNESCO y la situación externa.

El primero de los niveles en donde se puede notar un cambio significativo es el puesto de Director General de la Organización.  Si se hace una sencilla revisión histórica de las personalidades que han ocupado dicho puesto, se constata que hacia inicios del presente siglo, las formaciones profesionales de las personas elegidas comenzaron a ser  más  políticas y/o diplomáticas, es decir Koïchiro Maatsura e Irina Bokova, en contraste con la mayoría de los Directores anteriores que sobresalían por sus respectivos estudios como Julian Huxley, el primer Director General de la UNESCO, respetado zoólogo y filosofo o Federico Mayor, farmacólogo, quien ocupó el puesto antes del cambio que aquí se explica.

El segundo nivel donde se produjo un cambio, fue en los miembros del Consejo Ejecutivo. Hasta antes de 1954, los integrantes de este órgano rector de la Organización se elegían con base en sus méritos personales. Es decir, se elegían personas destacadas por sus trabajos acordes con la misión de la UNESCO. La “Enmienda Japón”, propuso y posteriormente modificó el criterio de selección y los miembros de dicho Consejo. A partir de ese momento los integrantes serían Estados Miembros de la Organización representados por funcionarios públicos, lo que implica un énfasis en el discurso oficial por encima de la reflexión académica y sustantiva.

Un tercer cambio importante se da a nivel de discurso. A partir del 2000 se puede encontrar que los Directores Generales tienen una declaratoria conocida como “Declaración de Misión” (“Missión Statement”). Esta práctica proviene del sector privado donde los nuevos directores declaran sus planes y estrategias para cumplir con ciertos objetivos, generalmente financieros o de ventas.

Es interesante encontrar, por demás, que las declaraciones de los últimos dos Directores Generales difieren en estructura y formulación de enunciados, sin embargo tratan temas muy similares como la situación particular de crisis por la que atraviesan, la necesaria re-estructuración y aumento de eficiencia de la Organización, y la importancia de implementar programas prioritarios para preservar la credibilidad de la UNESCO.

Ahora bien, los cambios expresados, así como otros más, están inseparablemente ligados al desarrollo mundial y las transformaciones internacionales, que a su vez, se ven afectadas por las decisiones tomadas en el conjunto de OII. En un mundo que paradójicamente aparenta una supremacía de la política a pesar de la alta tasa de descalificación y falta de credibilidad generalizada, es comprensible que los Estados se aferren cada vez más y más rápido a sus canales ya identificados de detención del poder. Traducido a los términos de éste articulo, se revela  que la UNESCO, como otro espacio de maniobra política, prioriza el miedo a la pérdida de poder (de la propia Organización y de cada uno de los Estados Miembros) sobre el contenido y calidad de los debates en el Consejo Ejecutivo así como sobre el tipo de perfil que se privilegia en las personas encargadas de dirigir la Organización.

Uno de los efectos del uso del discurso político es la separación entre lo que sucede en realidad, fuera de la Organización, y la forma en que se entiende desde el interior. Sin presentar el análisis detallado, a continuación se comparten las conclusiones relevantes de la comparación entre una edición  de la revista Correo[2] de la UNESCO publicada en 1969 y una publicada en octubre de 2011. Ambas ediciones abordaron el tema de la juventud. La más reciente en el marco del 7mo Foro de la Juventud que se llevó a cabo en la Sede de la UNESCO en París.

 El hecho es que, de forma similar a lo mencionado sobre las “Declaraciones de Misión”, en Correo de 1969 se describen los problemas y desafíos a los que se enfrenta “la juventud” de tal forma que si se le agregaran los ataques terroristas del 11/09 y la crisis económica y financiera de 2008, se podría reemplazar por la publicada hace algunos meses.

 A la luz de lo anterior podemos evidenciar que la UNESCO, así como otros OII, emplea un discurso particular de forma constante. Por un lado, es impresionante que con tantos años de diferencia, las interpretaciones de los sucesos que competen a la Organización sean tan semejantes entre ellas. Sin embargo, es posible entenderlo si se acepta la premisa de que, hasta cierto punto, el poder simbólico que detenta la UNESCO depende del uso de un discurso particular y consistente.

La extensión hasta la cual el uno depende del otro es difícil de esclarecer. Lo cierto es que para una Organización que se funda con base en y que trabaja esencialmente con ideas, la consistencia es un elemento indispensable para su supervivencia. Pero lo es, asimismo, el apego a la realidad, reduciendo al máximo la discrepancia entre la visión desde el interior y los sucesos al exterior del Organismo buscando alternativas al discurso meramente político.

La interpretación de los sucesos a través del discurso político puede ser consistente y será interesante leer el Correo dentro de unos cuarenta años para apreciar – o no – el tránsito en el discurso. No obstante, es importante que todos los ciudadanos – no sólo los jóvenes – tomemos conciencia de lo que personas como Freire fueron capaces de comprender y transmitir hace más de cuarenta años.

Arie Romano es egresado de la Licenciatura de Relaciones Internacionales por la Universidad Iberoamericana. 

Referencias:

CLAVE. “Diccionario de uso del Español Actual”. Prólogo de Gabriel García Márquez. Ediciones SM,  Madrid, 2000.

Drahos, Peter. “When the Weak Bargain with the Strong: Negotiations in the WTO”. Australian National University, Canberra.

Freire, Paulo. “La Educación como Práctica de la Libertad”. S.XXI. México, 1978.Matsuura,

Koïchiro. “Building the New UNESCO. Selected Speeches 2001”.UNESCO, 2003.

Matsuura, Koïchiro. “La UNESCO y la Idea de Humanidad”. UNESCO, Brasilia. 2004.

UNESCO. “El Correo de la UNESCO”. Disponible en: http://www.unesco.org/new/es/unesco-courier/the-magazine/

Bokova, Irina. “Mission Statement”. UNESCO, 2009. Disponible en:http://www.unesco.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/HQ/BPI/EPA/images/media_services/Director-General/mission-statement-bokova.pdf

Imagen obtenida de dohapress.com


[1] Freire, Paulo. “La Educación como Práctica de la Libertad” S.XXI. México, 1978. Pg.36

[2] Correo es una de las más importantes revistas publicadas por la UNESCO en los seis idiomas oficiales de la Organización, proporcionando así un espacio de divulgación y debate internacional. 

Leave A Reply