El rompecabezas de Corea del Norte

0

Por: Carlos Tornel

El pasado 17 de diciembre las autoridades del régimen en Pyongyang anunciaron al público la muerte del líder vitalicio Kim Jong-Il. Jong-Il había sufrido problemas de salud desde el 2008, cuando padeció un paro cardiaco. Desde entonces no se había reportado ningún suceso con respecto a su salud hasta  que falleció, aparentemente de manera abrupta,  en un tren ligero que viajaba de dentro del territorio de Corea del Norte. La muerte del tan obscuro y criticado líder trae consigo tres grandes preguntas en el rompecabezas de Corea del Norte.

La sucesión del Régimen

En 1953 la Republica Democrática de Corea del Norte se fundó en manos del líder vitalicio Kim Il Sung. La ocupación a finales del siglo XIX por el imperialismojaponés, tomó la península desde 1910 y la reincorporó al sistema internacional en 1945 después de la derrota del imperio en la Segunda Guerra Mundial con el usode las armas atómicasenHiroshima y Nagasaki. Es en este contexto que los problemas comenzaron a dispararse en la península coreana.

Para 1950, varios lideres habían surgido para representar y unificar a un pueblo con más de un milenio de antigüedad, sin embargo la presión de la creciente Guerra Fría y los intereses de las potencias occidentales (en particular el de los Estados Unidos) comenzaron a surtir efecto.  Así, después de la invasión del norte sobre el resto de la península, la intervención occidental se realizo a través de un Consejo de Seguridad en medio de un boicot porla Unión Soviética y la falta del gobierno representativo de la China Comunista. Para 1953, las repúblicas de Corea (el sur apoyada por la ONU y los Estados Unidos y el norte por la recién formada China Comunista yalgunos restos de armamento soviético) estaban ya divididas en el paralelo 38.

Esta división establecería un régimen tanto en el norte como en el sur. El sur, apoyado por los Estados Unidos, logró asimilar a una de las dictaduras impuestas por el mismo proceso anti comunista en America Latina, el cual incluso llegó a depender en un 100% del apoyo financiero de los Estados Unidos. El norte, por su parte, logró establecerse en la cuna de la industrialización japonesa de la primeras décadas del siglo XX. Esta zona privilegiada le ganó al norte la posibilidad de instaurar una autosuficiencia a partir del desarrollo industrial, clave para su subsistencia en décadas posteriores.

La división del territorio en el norte le ganó el puesto al mandatario a Kim Il-Sung, quien en ese momento era un joven idealista con una educación impartida por el comunismo chino, que venía de una familia arrasada y exiliada por el imperialismo japonés.  La primera separación lo convirtió en el Primer Ministro de la República Popular Democrática de Corea de 1948 a 1972, en donde pasó a asumir el cargo de presidente o “Gran Líder” como se le conoció entre el pueblo.

Para 1994 Corea del Norte se encontraba en medio de una verdadera paradoja: el comercio exterior se había perdido casi en su totalidad, el bloque Soviético había caído yel apoyo de China se había reducido significativamente debido al acercamiento de los Estados Unidos y su acceso a Organizaciones como la ONU y la OMC. En este contexto Kim Il-Sung falleció poco tiempo después de ataque al corazón. En medio de tan complicado paradigma, su hijo Kim Jong-Il tomó el mando del país.

El fin de la Guerra Fría y la muerte del Gran Líder dejaron en Corea del Norte una sensación de incertidumbre, sin embargo el nuevo líder Kim Jong-Il,  denominado también como “Querido Líder” o “Líder Supremo”, logró estabilizar el control político del país. Las dos siguientes décadas bajo el mando de Kim Jong Il serían de las más difíciles para el papel y el peso que jugaría Corea del Norte a nivel regional e internacional .

Un Nuevo Planteamiento: Corea del Sur, Japón y los Estados Unidos

La muerte de Kim no sólo representa un fuerte cambio dentro del régimen norcoreano, sino que también replantea las diferentes reacciones del régimen ante las caras enemigas que lo rodean. El caso de Seúl, siendo el más claro, en donde las constantes amenazas de Corea del Norte y la falta de cooperación con el mundo exterior han generado choques importantes desde 1950 hasta la fecha, han hecho de su muerte un momento de espacial incertidumbre. El segundo caso es el de Japón, las pruebas nucleares de Corea del Norte han dejado en claro la intención delEstado comunista, en donde Japón parece ser uno de los principales  objetivos a corta distancia.

La capacidad nuclear de Corea del Norte se hizo un hecho palpable desde el año 2006, cuandoel Estadorealizó su primera prueba nuclear.Sin embargo, la posibilidad de haber contado con armas de destrucción masiva se puede rastrear hasta 1991, en donde el fin del conflicto entre la Unión Soviética y los Estados Unidos trajo más atención a la mesa de negociaciones en ámbitos como el nuclear y en particular en el acceso que habían tenido países como Corea del Norte o Irak a lo largo de la Guerra Fría a dicha tecnología.

El último gran paradigma del ‘problema norcoreano’ es con losEstados Unidos, la gran pregunta hacia la potencia estadounidense es ¿por qué se ha mantenido al margen de una intervención para evitar la proliferación de armamento nuclear?

Estados Unidos, presionado en parte por los gobiernos de Seúl, Tokio y el resto de los países signatarios del Tratado de No Proliferación (TNP) de 1968, ha insistido en negociar con Corea del Norte para establecer una  resolución pacífica al conflicto que eventualmentelleve a un acuerdo que disminuya la capacidad nuclear del país y regresela estabilidad a la zona de la península asiática. Sin embargo, la política de “paciencia estratégica” de Barack Obama ha reflejado su intención de mantener a Corea del Norte al margen de cualquier incentivo de acción bélica, mientras que los Estados Unidos se limitan a observar detalladamente antes de tomar cualquier decisión que involucre intervenir.

El caso de China es igualmente relevante, ya que la economía norcoreana dependía fuertemente de las relaciones con China. La histórica presencia de China en la península coreanaha arrojado beneficios más palpables para Corea del Norte, principalmente en el ámbito de apertura de su economía y en el establecimiento de relaciones tanto económicas como políticas con el resto del mundo.Este ultimo suceso le ha valido muchas críticas a China por no tocar el tema del armamento nuclear y la desnuclearización del Estado al otorgarle el reconocimiento y apoyo a nivel internacional.

Las políticas internacionales no parecen ser las únicas conflictivas en el caso de Pyongyang ya que las tensiones familiares y la confusión nacional también podrían representar un problema. Kim Jong-Il pasó por encima de su hijo mayor Kim Jong –Name (hermanastro de Kim Jong-Un), el cual debió haber sido el sucesor por preferencia genealógica, mientras que Kim Jong-Chul, hermano mayor, también de Kim Jong–Un, fue igualmente ignorado en el proceso de selección. Sin embargo los motivos de esta decisión son bastante inciertos. La posibilidad de un conflicto familiar por el poder de la dinastía es tan sólo uno de los escenarios internos que pudiesen develarse en los próximos meses.

Kim Jong-Il ocupaba los puestos de Líder del Partido Comunista, Líder Vitalicio y Comandante en Jefe del Ejercito y la Comisión Nacional de Defensa de Corea del Norte.El hecho de que Kim Jong-Il haya ocupado tantos cargos de alto rango significa que las rivalidades en la burocracia, en el ejercito y en el partido pueden surgir rápidamente ante cualquier faltade actividades del nuevo líder. Los problemas internos parecen ser un escenario más realista. Sin embargo, el temor de cualquiera de estos eventos pondría en la línea de fuego a Seúl y a Tokio, quienes han mostrado su preocupación de un enfrentamiento civil o una desestabilización del norte de la península, lo cual podría significar la salida de una ojiva nuclear para su venta en le mercado negro o en el peor de los casos un ataque directo a cualquiera de estos países. Lo cual significaría un conflicto regional a Gran Escala con la participación de China y los Estados Unidos. En este momento es importante observar a Corea del Norte  detenidamente.

¿Que sucederá ahora?

Por más de 20 años, el régimen de Kim Jong-Il se distanció del resto del mundo y se sumió en sí mismo para convertirse en lo que parece ser (teóricamente) el último Estado comunista del mundo. Hoy, el enemistado legado de la dinastía norcoreana deja el régimen en manos de un sucesor poco preparado y casi sin experienciaalguna. Kim Il-Sung preparó a su hijo como sucesor del régimen por más de 20 años, sin embargo, el nuevo sucesor refleja a un Kim Jung-Un inexperto en temas nacionales como internacionales. La nueva pregunta es si el sucesor del régimen norcoreano será capaz de mantener a flote lo que su padre y su abuelo dejaron como legado: un país con una capacidad nuclear importante, amenazado y fuertemente vigilado por los ojos del mundo en medio de una zona de conflicto latente desde hace más de 60 años.

El Reciente desempeño de Kim Jung-Un muestra una intención de reducir el peso internacional sobre Corea del Norte, pues las pláticas recientes con los Estados Unidos en Pekín han anunciado públicamente que el programa de enriquecimiento de uranio se detendrá y se permitirá el ingreso de la Comisión Internacional de Energía Atómica para realizar inspecciones, lo cual ha sido bien recibido por países como Japón y Corea del Sur dando un claro paso hacia una relación más estable. Sin embargo la presencia de Estados Unidos y Corea del Sur en la frontera con Corea del Norte se ha incrementado en los primeros meses de este año,  dejando a Corea del Norte en alerta hacia cualquier intento de intervención. Está claro que la presión internacional desciendecada vez más en el desempeño del nuevo líder norcoreano.

Las expectativas para los próximos meses serán decisivas para el futuro del Estado norcoreano así como para la región de Asía del Este, por lo que hasta este momento no podemos hacer nada más que observar detenidamente los sucesos que se desarrollen en Pyongyang y esperar que la dinastía siga su curso. En casos más extremos, tal vez observaremosuna posible reforma del régimen comunista y en el peor de los casos estaríamos observando una posible amenaza a la estabilidad de la península coreana y el este de Asia.

Imagen obtenida de animalpolitico.com

Leave A Reply