El interminable conflicto Turco/Kurdo

0

Por: Manuel Ferez

El pasado miércoles 17 de agosto se registró una intensa ofensiva militar turca al interior de Irak en respuesta a una serie de ataques guerrilleros kurdos que han dejado como saldo 31 soldados turcos muertos en menos de un mes. Ejemplo de esta confrontación fueron los enfrentamientos del 16 de junio, donde murieron 13 soldados turcos en la provincia de Diyarbakir, al sureste de Anatolia.

El gobierno de Erdoğan se había abstenido de realizar cualquier incursión militar en Irak desde hace más de un año, pero, ante lo que algunos analistas turcos consideran un grave recrudecimiento del conflicto turco/kurdo, la aviación turca ha bombardeado las principales posiciones militares del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) en zonas localizadas en el territorio autónomo kurdo del norte de Irak.

Hace algunas semanas Erdoğan ya había advertido que Turquía respetaría el mes del Ramadán y que sólo después del mismo su gobierno tomaría medidas radicales para solucionar el problema en la frontera entre Turquía e Irak, sin embargo, ante la magnitud de los ataques y la presión política y social, se ha visto obligado a afirmar que “el Ramadán no impedirá seguir respondiendo a los ataques kurdos” mientras prometía una nueva era en la política turca referente a los kurdos.

Lo más preocupante de la situación es que no sólo en el plano militar se ha exacerbado el conflicto entre el gobierno turco y las poblaciones kurdas tanto de Turquía como de Irak, ya que en el plano político interno las cosas no pintan mejor, pues a más de dos meses de las elecciones parlamentarias turcas, 35 diputados no han asumido aún sus funciones parlamentarias como forma de protesta al arresto de algunos legisladores pertenecientes al Parlamento por la Paz y Democracia (BDP) acusados de mantener relaciones muy cercanas con el PKK.

Hay que recordar que el conflicto entre Turquía y el PKK data del año 1984 y ya ha cobrado más de 40 mil vidas (en su mayoría kurdos) y si bien en los últimos años el gobierno turco había negociado indirectamente con el líder histórico kurdo Abdulá Öcalan (quien se encuentra encarcelado desde 1999) una nueva fórmula para solucionar el problema kurdo al interior de Turquía sin amenazar la soberanía ni territorialidad turca, los hechos de los últimos meses han borrado cualquier esperanza e incluso amenazado el poder del mismo Öcalan al interior del PKK.

Señalé en un artículo anterior (Elecciones en Turquía 2011: Una victoria contundente del AKP de Erdoğan del 26 de junio) que uno de los principales retos de Erdoğan sería lograr encontrar la cuadratura al círculo de conciliar las demandas de autonomía y mayores derechos culturales y políticos de la población kurda de Turquía con las demandas de seguridad e integridad territorial tan importantes para la población turca.

Las cosas han cambiado radicalmente y en muy poco tiempo, pues ahora, a un año de la fallida “iniciativa democrática” propuesta por el gobierno dirigido por el Partido Justicia y Desarrollo (AKP por sus siglas en turco) que buscaba resolver el problema kurdo dentro de las instituciones del país, evitando de esa manera cualquier conflicto armado y a la luz de los enfrentamientos cada vez más violentos y mortales entre ambos bandos, me parece que una solución negociada y que se base en la integración económica y social de la minoría kurda de Turquía, respetando al mismo tiempo su lengua y cultura es más un deseo más que una realidad factible.

Desgraciadamente todo indica que aún falta mucho para el final de este largo y mortal conflicto que se gestó en el mismo nacimiento de la moderna República de Turquía cuando Atatürk no supo (o no quiso) integrar en el proyecto nacional a esa minoría kurda tan maltratada por la historia y las grandes potencias.

No toda la culpa recae en los hombros turcos, pues también los dirigentes kurdos como Öcalan tendrán que responder ante la Historia sobre su decisión de defender por muchos años sus derechos y su cultura por medio del terror y la violencia, asesinando a civiles inocentes y poniendo en peligro a los kurdos en el sureste de Turquía, expuestos a las retaliaciones del ejército turco, enconando aún más el conflicto y llevando a su pueblo a un callejón que hoy parece no tener salida.

Manuel Ferez es Profesor de Medio Oriente en la Universidad Iberoamericana y Director del Centro de Investigación y Docencia para América Latina y Medio Oriente (CIDAM).

Imagen obtenida de  www.hurriyetdailynews.com.

Leave A Reply