Multiculturalidad y Spider-Man

2

Por: Amanda Rodríguez

El actual contexto internacional se caracteriza por una serie de acontecimientos que tienen en alerta a la mayoría de las naciones. Entre la crisis política y económica que sigue sacudiendo a España, los atentados en Noruega y la hambruna que ha sido declarada en Somalia, el pasado 3 de agosto me sorprendió una noticia aparentemente irrelevante: el nuevo Spider-Man será “Blatino”, genérico para una persona de ascendencia negra y latina. El joven de 13 años, Miles Morales, encarnará al nuevo superhéroe de la serie de cómics publicada por Marvel a partir del volumen cuatro de la serie Ultimate Fallout, mismo que salió a la venta en pasado miércoles 3 de agosto.

He de confesar que aunque no soy seguidora de Spider-Man como de otros superhéroes, la noticia me incitó a investigar algunos datos, formularme preguntas y, finalmente, a escribir esta reflexión que deseo compartirles.

Entre los datos curiosos que encontré en un sitio de Internet dedicado a héroes de raza negra (http://worldofblackheroes.com/), se señala que Storm, heroína de X-Men que controla el clima y que en las películas es interpretada por Halle Berry, tuvo su primera aparición en el mundo de Marvel en mayo de 1975, en Giant-Size X-Men #1. Su pareja sentimental, el superhéroe T’challa, mejor conocido como Pantera Negra, fue el primer superhéroe de raza negra de la historia, debutando en Fantastic Four #52 en julio de 1966.

 Sólo estos datos serían suficientes para escribir varias páginas, pero concentrémonos en este pensamiento: la relación entre la lucha por los derechos civiles de la raza negra y el consecuente inicio del movimiento del Black Power, en 1966 (¿coincidencias?). Después de siglos de segregación racial, los afroamericanos se dieron a la tarea de luchar por sus derechos de igualdad entre negros y blancos nacidos en tierra estadounidense. Actos de desobediencia civil, ¿cómo olvidar el caso del boicot de autobuses en Montgomery?; marchas pacíficas como la de Washington en 1963 y discursos que hoy en día siguen siendo recordados por muchos, como el famoso “I have a dream” de Martin Luther King Jr. son una muestra de esta lucha por el trato igualitario.

 Ante estas presiones se vuelve necesario e inevitable un cambio en la cultura popular de las historietas. Después de años de superhéroes de raza blanca, un nuevo elemento entra en juego: la diversidad. Ya sea por marketing o por un verdadero cambio en la mentalidad de la industria del cómic, se crea un nuevo acercamiento al mercado creciente de la raza negra. Sería importante recalcar en este punto que los negros representaban la minoría racial más grande de Estados Unidos en esta época.

 La aparición del nuevo Spider-Man Blatino nos habla de un nuevo cambio en la conformación demográfica estadounidense. Para 2010 la distribución racial en el vecino del norte se había modificado: ahora la minoría más numerosa son los latinos o hispános, representando a un 16.3% de la población, en contraste con el 12.6% que representaban los de raza negra en ese año, según los datos del Buró de Censo de Estados Unidos.

Después de la llegada a la Casa Blanca de Barack Obama, el primer presidente en la historia de Estados Unidos de origen negro, los cambios en las visiones de la inclusión y tolerancia se hicieron evidentes. En un país formado por migrantes y donde el famoso Melting Pot es parte de la educación y la cultura, no es de extrañarse que ahora también los superhéroes sean sujetos de la mezcla étnica.

La multiculturalidad parece “ser lo de hoy” y mientras mayor diversidad tengamos en cosas tan simples como un cómic, más fácil podrá ser asumirla en la vida diaria, donde ya es una realidad latente, con naturalidad. Como dijo Axel Alonso, Editor en Jefe de Marvel Comics: “Lo que tenemos es un Spider-Man del siglo XXI que refleja nuestra cultura y diversidad”[1]. Por su parte, la artista italiana Sara Pichelli, una de las diseñadoras de Miles Morales, señaló que en un futuro no muy lejano tal vez tendremos un superhéroe que sea “negro o gay, o tal vez ambos”. Así es, bienvenidos al siglo XXI, esperemos que estos pequeños pero importantes avances en el mundo de los dibujos inanimados sean una parte de algo mayor. Integración y aceptación de esta nueva mezcla de usos y costumbres que culminen en adaptación y no rechazo.


[1] Brian Truitt. “Half-black, Half-hispanic Spider-Man revealed”. USA Today, agosto 3, 2011. [en línea]Disponible: http://www.usatoday.com/life/comics/2011-08-01-black-spider-man_n.htm?AID=4992781&PID=4172469&SID=7tto9w4igqok (agosto 4, 2011)

Imagen propiedad de Marvel Entertainment LLC. Todos los Derechos Reservados.

Discussion2 comentarios

  1. ¨Breve y bueno, dos veces bueno¨ nos decía alguna profesora. Efectivamente creo que manifestaciones artísticas (por llamar de alguna manera al comic) es un reflejo de una nueva construcción del imaginario y de pulsiones anticipadas o muy latentes de un momento histórico.
    Como olvidar al Capitán América o a Superman (portando los colores de la bandera de las ¨barras y las estrellas¨) venciendo a enemigos nazis y ¨Rojos¨ en un contexto de Segunda Guerra Mundial y Guerra Fría. Es más, hasta el Pato Donald terminó siendo una herramienta propagandística del softpower estadounidense. Sin embargo, lo que me llama la atención de este caso es que el Spiderman Blatino no responde a un mensaje ¨oficial¨, pues de serlo no habría cada vez más pugnas y leyes piloto por sacar a los inmigrantes, sobre todo latinos, de territorio estadounidense (por lo menos 14 leyes más parecidas a la de Arizona están cocinándose), no es así?

    Por lo tanto este caso figura como un arma (tal vez desde el gobierno) para calmar los ánimos y comenzar a hacer frente a una realidad que en EEUU cada vez está más presente (el hecho de que los blancos decrecen en número) o esto representa que el comic no sigue monopolizado con mensajes oficiales y busca poner en la mesa otra percepción racial o simplemente será simplemente quieren abrir un nuevo nicho de mercado donde sus ventas son bajas (jajaj se vale pensar como mercadólogo no?).
    Gracias!

  2. Cesar Villanueva

    La idea de multiculturalidad está en crisis en muchos países con perfiles políticos diversos. Creo que el diálogo intercultural es una manera de referirse a estos temas con mayor actualidad (http://portal.unesco.org/culture/es/ev.php-URL_ID=34327&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html).
    A mi me preocupa que de alguna manera las soluciones a conflictos interculturales en naciones como EUA, es ahora más bien estética y estilística que real. El Spider Man Blatino me parece una variante insipida de historias autenticamente populares desde las cuales se puede alimentar el imaginario popular estadounidense. Más allá de esto, creo que el cambio real de lo simbólico a las condiciones materiales de existencia de los latinos pasa por un proceso de educación y empodramiento de sus identidades, como un dialogo incluyente con el resto de la sociedad americana. ¡Menos comics y más diálogo con el otro!
    Saludos
    César Villanueva

Leave A Reply