Piñera: Nueva promesa con tintes pinochetistas

1

Por: Paulina Candia Gajá

Es el año de 1990 y los chilenos salen a las calles a celebrar, después de 17 años de soportar una violenta dictadura militar, las primeras elecciones democráticas. Muchos creían que era el inicio de un nuevo ciclo donde los Derechos Humanos serían respetados y las demandas de la ciudadanía volverían a ser escuchadas por un gobierno representativo. Sin embargo, actualmente parece que las peticiones que  los estudiantes de dicho país llevan manifestando durante meses, son respondidas de la misma manera en la cual se hacía durante el mandato pinochetista.

La administración de Sebastián Piñera se presentó ante la ciudadanía chilena en el año 2010 con la promesa de encarnar un gobierno conciliador y democrático. No obstante, parece no tener la menor idea de cómo llevar a cabo dicha tarea. Tal vez es porque en realidad las políticas de desarrollo y beneficio social nunca han sido sus verdaderas prioridades. Piñera, empresario y ahora presidente de Chile, adquirió gran parte de su riqueza durante la dictadura de Augusto Pinochet. La Constructora Toltén, Aerolíneas LAN Chile, la empresa CMB S.A, entre otros, fueron algunos de los negocios que pudo consolidar durante la dictadura.

Por lo que ha sucedido recientemente en Chile, se puede percibir que los negocios no han sido lo único que Sebastián Piñera conservó de la época pinochetista, sino también su manera de dialogar con la ciudadanía y de hacer política. La resistencia a negociar y el uso de la fuerza son estrategias que el gobierno ha decidido volver a utilizar, aún cuando se creía que Chile era uno de los países más avanzados política y democráticamente.

Tener educación pública de buena calidad no tendría por qué ser un lujo en ningún Estado. Los estudiantes chilenos no están pidiendo al gobierno, que supuestamente representa sus intereses, nada extraordinario. Exigir educación universitaria gratuita para quienes no puedan pagarla y buena calidad en sus estudios, no tendría ni siquiera que ser un tema a discusión dentro de la agenda presidencial chilena. No obstante, entendemos, que tanto los chilenos como el resto de los que pensaron que la época de las políticas que se instrumentaban durante las dictaduras  en América Latina habían finalizado, estaban muy equivocados. Se debe seguir impulsando que las políticas sociales de desarrollo, inclusión y equidad, se gestionen en Latinoamérica  con el fin  de erradicar de raíz todas aquellas injusticias que se engendraron bajo regímenes autoritarios. Hay que mantener los ojos abiertos, ya que los rezagos de las dictaduras en países como Chile suelen ser sutiles pero avasalladoras.

Por último, les dejo un video de Sebastián Piñera apoyando a Pinochet durante el juicio que se le hizo en 1998: http://www.youtube.com/watch?v=VBGwQX34oeo

Imagen obtenida de elclonlatino.blogspot.com

Discussion1 comentario

  1. Esto es algo recurrente entre los gobiernos de derecha, que al parecer quieren exacerbar la desigualdad en sus países. Tal es el caso del Reino Unido, que busca incrementar las colegiaturas y al mismo tiempo recortar el gasto en la educación. En el caso de Chile, un país que a pesar de sus avances sigue sufriendo de una gran desigualdad social, las clases dominantes no tienen un verdadero interés en ver avanzar a la sociedad y, como en tiempos de Pinochet, buscan perpetuar su posición social a través de la represión.

Leave A Reply