2012: Una izquierda pegada con alfileres

2

Por: Paulina Candia Gajá

Quien se sienta representado por un partido de izquierda en este país que levante la mano.  Como se ha mencionado en múltiples medios de comunicación, todo indica que se está realizando un proyecto político desde la izquierda partidista para construir “Un nuevo camino para México”, el cual tiene como objetivo consolidar un sector de apoyo al Jefe del Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, para que sea el candidato de las elecciones del 2012. Apoyado por los gobernadores de Sinaloa, Guerrero, Puebla y Oaxaca, por mencionar algunos, se reunieron en el Salón Maya del World Trade Center para discutir los puntos importantes con el objeto de llevar a cabo dicha aspiración.

Esta nueva organización de apoyo a Marcelo Ebrard propone, entre otras cosas, impulsar un programa democrático de gobierno y la instauración de alianzas como método para alcanzar la mayoría en las votaciones para las siguientes elecciones. Con esta coalición de facciones políticas dentro del PRD, también se pretende sacar de la jugada a partidos como el PT y Convergencia que han decidido apoyar la candidatura de Andrés Manuel López Obrador para el año 2012. Al final, no importa si Jesús Ortega más tarde declare que le gustaría que el PT y Convergencia contribuyan con el proceso de unión de izquierdas, o si Marcelo Ebrard está “muy verde” para postularse; en lo personal, no  me queda claro cuál es el papel de la izquierda social dentro de todo este debate.

En México, desde hace muchas décadas, no se ha creado y consolidado una agrupación de izquierda política que represente los intereses y necesidades de la izquierda social, obrera, campesina, urbana y popular. El divorcio entre la izquierda social y la izquierda política se ha perpetuado durante tanto tiempo, que incluso ingenuamente llegamos a creer que partidos como el PRD siguen representando a muchos sectores populares de la sociedad mexicana.

Reuniones como la de “Un nuevo camino para México”, no tienen como objetivo principal crear un centro de representación y creación de políticas públicas que permitan que la sociedad mexicana tenga la oportunidad de desarrollarse. En dicho encuentro, ningún político tuvo la intención de apostar por un verdadero cambio de abajo hacia arriba donde, mediante la representación ciudadana, un partido más consolidado logre establecerse como una propuesta seria para todos aquellos que buscan una nueva y factible opción. Aquellos servidores públicos que presumen ser de izquierda, se juntan para contar votos y seguir peleando entre ellos sobre candidaturas que resultarán obsoletas, ya que, además del 17% del voto duro que el PRD tiene en México, no lograrán que el resto de jóvenes y ciudadanos estén dispuestos a dar su apoyo a un partido pegado  con alfileres.

Ya Sergio Aguayo había mencionado en su artículo “Izquierda Suicida” (Reforma, 8/06/11) que las izquierdas partidistas, tanto las facciones del PRD, como el Movimiento de Regeneración Nacional encabezado por Andrés Manuel López Obrador, se conforman de incongruencias; y que si no se busca crear cambios y regeneraciones profundas, la izquierda política mexicana acabará por suicidarse. El cansancio de la ciudadanía y la mala gestión de los partidos políticos que se hacen llamar de ¨izquierda¨, acabarán provocando que la sociedad mexicana opte por el nefasto regreso del PRI al poder o por un sexenio más de un panismo que no ha demostrado crear cambios representativos ni mejorar la situación política, económica y social del país.

Personajes como Pedro Almodóvar, Joaquín Sabina y Manuel Rivas, dejaron claro en la carta  “Una Ilusión Compartida”, que una de las fallas de la izquierda en España no es sólo ganar las elecciones municipales, sino, su falta de horizonte. Lo mismo pasa en México, nuestros políticos sufren de miopía y su visión es bastante cortoplacista, lo que los ha llevado, inevitablemente, al abandono de los principios políticos y sociales que alguna vez sostuvieron. La ausencia de vinculación de la izquierda social con la izquierda política, no deja más que sectores populares huérfanos de representación ante el gobierno que acaban por tomar vías alternas a través de la violencia, la apatía o el abstencionismo electoral.

Por lo pronto, el panorama electoral no pinta muy bien para la izquierda política mexicana y la izquierda social debe mantenerse muy atenta para que México no se vuelva un caldo de cultivo de una sociedad apolítica. Momentos históricos como estos, son los que propician la llegada al poder de líderes déspotas y autoritarios que controlan a una ciudadanía aletargada. Esperemos que la indignación atraviese océanos y llegue a nuestro país, para que así se formulen reformas y partidos políticos que representen de manera genuina y con una gran responsabilidad social, a todos aquellos ciudadanos que tiene derecho de sentirse identificados con  una izquierda legítima, participativa y transparente.

Imagen obtenida de Animal Político; www.animalpolitico.com

Discussion2 comentarios

  1. Giuliana Rodarte

    Creo que deberíamos interesarnos por empezar a estudiar (en el mejor de los casos, proponer) nuevos modelos políticos y económicos que suplan esta carencia de una izquierda tan desgastada. Los jóvenes traemos una sed de encontrar un nuevo patrón o fórmula que realmente nos identifique. Este molde ya no nos contiene y vamos tratando de revivir Frankensteins dentro de los mismos partidos que han perdido credibilidad… Urge algo nuevo, legitimado, fresco… que sacie los intentos de injertos que vamos pegando para medio cojear y seguir caminando.
    Que en el 2012 no aplique el ¨más vale malo por conocido, que bueno por conocer¨… o que mínimo para el 2018 (que por cierto urge reducir los periodos presidenciales) hayamos construido nuevas opciones viables y convincentes a la pujante realidad de este gran país.
    Muy jugoso artículo Candia, gracias.

  2. Creo que una de las soluciones puede ser, además de acortar los plazos presidenciales, las candidaturas ciudadanas. Esa podría ser una buena iniciativa para que la sociedad civil (en este caso la izquierda social) sea representada de manera más directa y sin la necesidad de reciclar políticos de un partido a otro.
    Lo que mencionas en la primera parte de buscar nuevos modelos económicos y políticos es importante ya que actualmente existen muchas posturas sobre eso. Tenemos que poner atención y evitar que se reciclen doctrinas que no funcionaron en el pasado, así como abrirle un poco el camino a la creatividad para que contextualizándonos en un mundo globalizado e interconectado, se puedan llevar a cabo cambios sociales, económicos y políticos reales.

Leave A Reply