Crisis en EEUU: economía, elecciones y bienestar penden de un hilo

8

Por: Giuliana Rodarte

El destino de la economía estadounidense y mundial está al aire hasta el próximo martes 2 de Agosto, día límite para renegociar la situación de la deuda pública a la que se enfrenta hoy en día Washington. El llegar o no a ampliar el ¨techo¨ de la línea de préstamo con la que cuenta el gobierno de Obama, es la arista por la cual muchas cifras macroeconómicas y financieras se inestabilizarían, simboliza también el margen  de acción para los interesados en la carrera a la Casa Blanca en 2012, pero sobre todo representa un posible punto de quiebre en el nivel de bienestar real de una población.

 Para ubicarnos rápidamente en el panorama podemos arrancar señalando que en el 2000 la administración de Clinton entregó la Casa Blanca con un superávit de  1.2 billones, que Bush dejó las arcas en números rojos hasta por 10 billones de dólares en 2008 y actualmente el déficit presupuestal suma más de 14 billones de dólares. Entre otras cosas, los egresos han ido en aumento debido a:  guerras (Irak y Afganistán: 1. 5 billones), exenciones fiscales (1.8 billones a corporativos y ricos principalmente) y recientes paquetes de rescate bancarios (casi un billón).  Por si no fuera poco, el entorno de recuperación no vislumbra ser nada alentador: brevemente, el PIB no superará un crecimiento del 3% en los próximos cuatro años, el desempleo parece mantenerse en un 9% promedio (27 millones de habitantes) y los precios de materias primas y energéticos van en aumento.

 Frente a este escenario y las elecciones en la mira, me atrevería a citar que “cuando el dinero sale por la puerta, el amor sale por la ventana”, y yo agregaría, “…y los republicanos entran en acción”. Es real que existe una división dentro del mismo partido, principalmente con la facción del Tea Party, pero también es factible que con el proceso electoral del 2012 tan cerca, el encuentro de opiniones entre sus integrantes sea toda una estrategia para agotar hasta el último momento sus cartas de negociación política. Los republicanos no llevan la bandera de ser un partido de masas, por lo que su oferta hoy por hoy desde la Cámara de Representantes consiste en autorizar un préstamo de un billón de dólares (que sólo aflojaría la soga a Obama mas no se la retiraría) a cambio del recorte de una cantidad idéntica del gasto público, sin aumentar los impuestos a sectores protegidos (principalmente compañías petroleras).

 Los republicanos y los demócratas saben que acatar estas condiciones  tendría un costo político enorme para Obama. Su popularidad, que en términos generales ya ha caído casi 10 puntos desde el repunte  que tuvo con la muerte de Osama Bin Laden (de 56% a 47%), en materia económica ronda el 60% de desaprobación. Esto no únicamente acota su margen de maniobra, lo ha orillado fuertemente a ser señalado de ¨tibio¨ e ineficiente, obstaculizando cada vez más sus aspiraciones a la reelección.

 No obstante el negro panorama para la clase política en el poder, la realidad más tangible para gente “mortal” como cualquiera de nosotros, es que sí la línea de préstamo no se estira y los grupos mejor acomodados siguen sin pagar los impuestos correspondientes; los compromisos pendientes a solventar tales como: salarios militares, pensiones, programas de salud pública, etcétera, no quedarán cubiertos. Se afectarán significativamente los niveles de vida de la clase media estadounidense, “el bolsillo” de familias, las condiciones de migrantes y las posibilidades de crecimiento de América Latina y el Caribe.

 Puede ser que tasas de interés se encarezcan (obligando al ahorro interno y empeorando aún más esta economía que depende de su mercado interno), que el dólar se exponga a perder gran poder adquisitivo, que las agencias internacionales descompongan sus calificaciones, pero lo que es un hecho es que “desde arriba” se respaldaría el que el 5% de la población más rica de ese país  continúe controlando el 63% de la riqueza total.

Pareciera ser que hasta la tierra que dio vida al “sueño americano” cada vez es más fértil para pocos y menos fértil para muchos…

Imagen obtenida de The Wall Street Journal Online http://online.wsj.com/

Discussion8 comentarios

  1. Excelente el análisis, me gustaría remarcar la irresponsabilidad de ambos partidos políticos que con un mero objetivo electoral han agravado una crisis de por si grave.
    Después de ver el pacto de esta tarde que fue impulsado por un sector moderado de ambos partidos y con el que se pretende salir del paso de manera muy temporal me queda claro que ambos partidos en el afán de ganar “lo que sea” han perdido; pero mucho más ha perdido EEUU que poco a poco se está convirtiendo, como muchos países europeos, en “ricos sin dinero”.

    • Giuliana Rodarte

      gracias por comentar y estar al tanto, Andrés… veremos como siguen moviéndose ambos centros económicos tan importantes como EEUU y Europa.

  2. Giuliana Rodarte

    A la aceptación de ampliar el techo de la deuda vemos que el centrismo redujo beneficios para el grueso y no gravó a los más ricos…q tan bueno es no tomar postura como psdte.?
    ¿Qué balance hace Obama en lo económico y en lo político para no usar la facultades constitucionales que tiene para echar a andar el plan que él buscaba, supuestamente?
    El panorama económico, como se describió, no es alentador… es por eso que conviene tener contentas a las grandes empresas? esperando que ellas dinamicen la economía? o es más bien una cuestión de no quedar mal con nadie para las futuras elecciones?…
    qué dicen??? qué opinan? Anímense a comentar…

    • Yo me quedo con lo segundo, para Obama era menos riesgoso electoralmente aceptar en determinado momento la suspensión de pagos, la declaración de insolvencia y la reducción de la calificación echando la culpa a los republicanos que asumir su responsabilidad presidencial y emitir un decreto que ampliara el techo de la deuda.
      El panorama es (nunca mejor dicho) negro, tanto económica como políticamente.

Leave A Reply